Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Octubre de 2020
Psicoterapias

El yoga, ¿efectivo contra la ansiedad?

Aunque la terapia cognitivo-conductual resulta más eficaz, no debe desestimarse el yoga como herramienta complementaria para el tratamiento de la ansiedad generalizada.

El yoga puede aliviar la sensación de angustia de las personas que sufren ansiedad generalizada, pero la terapia cognitivo-conductual resulta más idónea para su tratamiento. [iStock/ AscentXmedia]

Para las personas con trastorno de ansiedad generalizada no resulta fácil controlar el estado permanente de angustia que sufren y mantenerse concentradas en las actividades diarias. También presentan problemas para dormir. Si bien la práctica del yoga puede ayudar en estos casos, la terapia cognitivo-conductual (TCC) resulta más eficaz, según han constatado y publicado en JAMA Psychiatry investigadores de la Universidad de Nueva York.

Los autores solicitaron a 226 personas con ansiedad generalizada que participaran, durante tres meses, en 12 sesiones, de dos horas cada una, de yoga kundalini, TCC o entrenamiento del estrés (grupo de control). También debían practicar en casa cada día durante 20 minutos.

En el grupo de yoga se impartió una combinación de ejercicios físicos y técnicas de relajación, respiración y meditación, mientras que el grupo de TCC participó en actividades tradicionales de este método terapéutico: terapia de exposición (a los estímulos que causan preocupación), reestructuración cognitiva (aprender a no elaborar interpretaciones negativas, como «Me voy a morir en cuanto oiga toser a 20 metros de distancia») y análisis metacognitivo (evitar círculos viciosos como: «Descubrir que estoy preocupado me preocupa aún más».

¿Resultado? Si bien el estado de ansiedad disminuyó en los dos grupos, el alivio resultó mayor en los sujetos que recibieron TCC. Esta psicoterapia también mostró un efecto más duradero que las sesiones de yoga, como confirmaron los autores con el seguimiento de los pacientes a lo largo de los seis meses posteriores.

Según concluyen los investigadores, la TCC debe mantenerse como tratamiento de primera línea para la ansiedad generalizada, pero apuntan que el yoga sigue siendo una herramienta complementaria interesante.

Guillaume Jacquemont 

Referencia: «Efficacy of yoga vs cognitive behavioral therapy vs stress education for the treatment of generalized anxiety disorder». N. Simon et al., publicado en línea en JAMA Psychiatry el 12 de agosto de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.