Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

24 de Marzo de 2015
SISTEMA SOLAR

Rosetta detecta nitrógeno molecular en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko

El hallazgo permite acotar las condiciones de formación del objeto, pero deja abierta la pregunta sobre el origen del nitrógeno terrestre.

Primera detección de nitrógeno molecular en un cometa: Infografía del hallazgo elaborada por la Agencia Espacial Europea (ESA). Una versión de alta resolución puede verse aquí.

Se cree que el nitrógeno molecular (N2) fue la forma más abundante de nitrógeno en la nebulosa presolar. Además de en nuestro planeta, hoy esta especie abunda en la atmósfera de Titán, la luna de Saturno, así como en las atmósferas y los hielos superficiales de Plutón y Tritón, el mayor de los satélites de Neptuno. Hasta ahora, sin embargo, esta molécula no había sido detectada en los cometas, los objetos considerados más antiguos del sistema solar.

En un artículo publicado la semana pasada en la revista Science, los científicos de la misión Rosetta, de la Agencia Espacial Europea (ESA), han confirmado la presencia de nitrógeno molecular en 67P/Churyumov-Gerasimenko, el cometa que la célebre sonda lleva estudiando desde el pasado mes de agosto. El hallazgo reviste importancia por cuanto proporciona valiosa información sobre las condiciones de formación del astro, cuyo origen los investigadores sitúan en el cinturón de Kuiper, la gigantesca nube de pequeños cuerpos que orbitan más allá de Neptuno.

«Se necesitan temperaturas muy bajas para que esta molécula quede atrapada en el hielo», ha explicado a la ESA Martin Rubin, investigador de la Universidad de Berna y autor principal del artículo. Según los autores, el descubrimiento sugiere temperaturas de formación inferiores a los 30 grados Kelvin. «La fijación a bajas temperaturas sería similar al mecanismo que explica el origen de los hielos ricos en nitrógeno de Plutón y Tritón, lo que resultaría compatible con el origen del cometa en el cinturón de Kuiper», ha señalado Rubin.

Otro cuerpo del sistema solar cuya atmósfera contiene abundantes cantidades de nitrógeno es la Tierra. Las teorías más aceptadas sobre su procedencia apuntan a los volcanes, los cuales habrían inyectado en la atmósfera terrestre parte del nitrógeno almacenado en los silicatos del manto. Sin embargo, la pregunta es cómo llegó este ingrediente a nuestro planeta y qué papel desempeñaron los cometas en el proceso.

A partir de un análisis del nitrógeno molecular y de otras especies nitrogenadas, como el ácido cianhídrico o el amoníaco, los científicos creen poco probable que fuese la familia de cometas a la que pertenece 67P/Churyumov-Gerasimenko la que trajese el nitrógeno a la Tierra. «Esta es otra pieza para determinar el papel que desempeñó esta familia de cometas en la evolución del sistema solar, pero aún falta mucho para completar el rompecabezas», ha señalado a la ESA Matt Taylor, científico de la misión.

Más información en Science.

Fuente: ESA.

 

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.