Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

5 de Febrero de 2021
Psicología

Enamorarse desde la distancia y en línea

En contra de la creencia popular, las mujeres y los hombres que usan aplicaciones de citas no solo buscan sexo ocasional, sino que, al igual que las parejas tradicionales, también esperan encontrar una relación estable.

El hallazgo contradice los prejuicios en torno a la poca calidad y corta duración de las relaciones surgidas a raíz de las aplicaciones móviles. [iStock/oatawa]

El funcionamiento es sencillo. Si te gusta un perfil, desliza la fotografía hacia la derecha, pero si no es de tu agrado, muévela hacia la izquierda. En caso de que ambos coincidáis en vuestra elección obtendréis el ansiado match que os permitirá entablar una conversación e incluso quedar para conoceros en persona. Durante la última década, las aplicaciones de citas para dispositivos móviles, como Tinder, Happn, OkCupid, Grindr o Badoo se han multiplicado. Estas permiten seducir a una pareja, de acuerdo con tus preferencias, y, en tiempo de pandemia y confinamiento, constituyen una nueva forma de conocer gente. Pero, ¿representan el fin del amor? ¿Sacrifican el romanticismo del encuentro amoroso en pro del coleccionismo de parejas sexuales sin compromiso?

En absoluto, según afirma Gina Potarca, de la Universidad de Ginebra, quien analizó una gran encuesta realizada en Suiza en 2018. Al parecer, las parejas formadas a través de aplicaciones serían igual de felices que las más «tradicionales». Asimismo, manifestarían una fuerte intención de contraer matrimonio y tener hijos.

En el estudio, participaron 3245 personas residentes en Suiza, mayores de 18 años, que convivían con su pareja, a la que habían conocido durante los últimos 10 años. El 17 por ciento de los voluntarios encontraron el amor a través de aplicaciones o páginas de citas en línea. La investigadora diseñó el cuestionario con el objeto de evaluar sus intenciones de formar una familia, mediante preguntas como: «¿Planea quedarse con su pareja en los próximos años?», «¿Le gustaría tener (otro) hijo?». También indagó en su satisfacción como pareja y su bienestar personal, «¿Qué tan satisfecho está con su pareja y su vida en general?», así como en la cohesión de su relación, «¿Comparte origen con su pareja?», «¿Poseen el mismo nivel de estudios?».

Los resultados señalan que todas las personas que se conocieron a través de sitios web o aplicaciones estaban felices con su relación, así como aquellos que encontraron a su pareja de una manera más tradicional. Las páginas de citas como OkCupid, anteriores a la llegada de aplicaciones como Tinder, resultan más atractivos para las personas mayores de 40 años, solteras o divorciadas, que buscan el amor. Mientras que las aplicaciones, más fáciles de usar y sin formularios que completar, son más relevantes para los jóvenes. De todos modos, independientemente del modo en que se conocieran, en línea o en el mundo «real», todas las parejas mostraban el mismo interés por casarse o permanecer juntos. Además, la investigadora observó mayor motivación para trasladarse a vivir con su pareja entre los usuarios de aplicaciones. Las mujeres que hallaron a su compañero a través de este canal también manifestaron mayor interés en tener (otro) hijo. Ello indicaría que el sexo ocasional y sin compromiso no sería el único objetivo de las personas que recurren a las citas en línea.

Conocer a alguien que comparta nuestros intereses, ya sean encuentros sexuales fugaces o una relación duradera, a través de aplicaciones abre un amplio campo de posibilidades, especialmente en época de restricciones de movilidad. Potarca también señala que las parejas formadas en línea resultan menos homogéneas que las parejas tradicionales, pues sus niveles de educación son más dispares y residen en lugares más alejados. El mundo digital nos permite conocer gente con la que probablemente nunca hubiéramos coincidido en la vida real. Y ello parece que funciona. Otro estudio reciente, publicado por la revista Plos One el 11 de septiembre de 2020, en el que los investigadores entrevistaron a más de 130.000 mujeres de 191 países, reveló que 1 de cada 4 mujeres usa aplicaciones para encontrar pareja sexual, en Europa y Estados Unidos.

Bénédicte Salthun-Lassalle

Referencia: «The demography of swiping right. An overview of couples who met through dating apps in Switzerland», de G. Potarca, en Plos One, publicado el 30 de diciembre de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.