Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

29 de Junio de 2017
PALEONTOLOGÍA

Hallan una nueva especie de dinosaurio en la Sierra de la Demanda de Burgos

El ejemplar, bautizado como Europatitan eastwoodi, es uno de los saurópodos titanosauriformes más completos de comienzos del Cretácico en Europa y puede ayudarnos a conocer mejor cómo evolucionaron y se diversificaron estos dinosaurios.

Detalle de una recreación artística del dinosaurio hallado en la Sierra de La Demanda (ilustración original aquí). [Davide Bonanova/Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas]

El calificativo de titanosauriforme hace alusión a su gran tamaño: hasta 27 metros de largo, 35 toneladas de peso y un cuello de 11 metros. Los saurópodos son un tipo de dinosaurios de grandes dimensiones y con una cola y un cuello enormes. El nombre del género hace referencia al continente en el que vivió y la especie está dedicada al actor Clint Eastwood, dado que los restos se encontraron cerca de una de las localizaciones donde se rodó la película El bueno, el feo y el malo.

Se trataba de un animal de proporciones gigantescas que vivió hace 125 millones de años, al principio del período Cretácico. El hueso más largo que se ha recuperado es una costilla de 210 centímetros de longitud; también han hallado 2 escápulas de 165 centímetros de longitud y una vértebra dorsal que alcanza 70 centímetros de altura a pesar de estar incompleta. Lo más sorprendente para los investigadores fue comprobar las dimensiones de las vértebras del cuello: de hasta 114 centímetros de ancho y 90 centímetros de alto. Estos grandes reptiles tenían hasta 15 vértebras en un cuello colosal, de entre 10 y 11 metros, que podía duplicar en longitud al tronco y ser tan largo como su cola. Motivo por el cual este fósil forma parte de los también llamados popularmente «dinosaurios jirafa», entre los que destaca el género Sauroposeidon, cuyas vértebras del cuello son muy semejantes a las de Europatitan. Sus cuellos eran una auténtica obra de ingeniería evolutiva y les permitía conseguir alimento de árboles de gran altura. En el caso de Europatitan, su cabeza podría estar a 16 metros por encima del suelo, por lo que se le considera uno de los dinosaurios conocidos más altos de Europa.

El equipo científico responsable del hallazgo, liderado por Fidel Torcida Fernández-Baldor, director del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes, y José Ignacio Canudo, investigador de la Universidad de Zaragoza, han descrito la nueva especie en un artículo publicado en la revista PeerJ. Los investigadores han conseguido recuperar un esqueleto semicompleto y parcialmente articulado, con muchos huesos dispuestos tal como murió el animal. La lista de elementos anatómicos recogidos incluye un diente, vértebras del cuello, espalda y cola, hombro, mano y pelvis.

Escala humana del esqueleto y de los elementos anatómicos encontrados [Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas]

El estudio revela que esta especie estaría situada en la base de la evolución de los llamados Sonfospóndilos («vértebras esponjosas», ya que poseían huesos con grandes huecos internos) y que se trata del ejemplar más antiguo de esta rama de animales. Esta característica de los huesos fue esencial para permitir la existencia de unos cuerpos tan gigantes. A pesar de su monumental tamaño, el peso de sus huesos no sería excesivo pues presentaban huecos, excavaciones y cavidades dentro de la masa ósea. Eran huesos enormes pero también muy frágiles.       

Los dinosaurios fueron un éxito de la evolución biológica durante millones de años en el planeta. La imagen de los dinosaurios que aporta actualmente la ciencia es una idea de vitalidad y superación frente a ideas obsoletas de fracaso o torpeza. Un dinosaurio era un auténtico reto biológico: varias toneladas moviéndose sobre tierra firme o empequeñeciendo y echándose a volar, como sucede con los dinosaurios avianos.

El homenaje que contiene el nombre científico de esta nueva especie a Clint Eastwood se basa en considerarle una persona que ha logrado el éxito partiendo de cero y que se ha ganado a pulso el reconocimiento por su trabajo. Eastwood representa el éxito en el cine, porque ha triunfado como actor primero, y como productor y director después. En ecología diríamos que ha conseguido ocupar varios nichos (el papel que tiene una especie en el ecosistema) y lo ha hecho de una forma eficaz. Su versatilidad profesional nos recuerda a la gran capacidad de los dinosaurios para adaptarse a distintos medios y salir adelante.

Fuente: Colectivo Arqueológico y Paleontológico de Salas

Referencia: «Europatitan eastwoodi, a new sauropod from the lower Cretaceous of Iberia in the initial radiation of somphospondylans in Laurasia». Torcida Fernández-Baldor  et al. en PeerJ  5:e3409, 27 de junio de 2017.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.