Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

28 de Enero de 2020
Biología celular

Identifican un nuevo componente de la sangre

Al parecer, las mitocondrias no solo ocuparían el interior celular, sino que también circularían libres por el torrente sanguíneo.

Aún en el exterior de la célula, los orgánulos mantienen la capacidad de «respirar». En la imagen, representación artística en 3 dimensiones de mitocondrias. [iStock/wir0man]

¿Qué elementos componen la sangre? ¿Es posible que este fluido ampliamente analizado aún depare alguna sorpresa? Según una investigación, publicada en tiempo reciente por la revista The FASEB Journal, la respuesta parece afirmativa. En concreto, Alain R. Thierry y su equipo, de la Universidad de Montpellier, junto con científicos de la Universidad Diderot en París, han detectado, por primera vez, la presencia de mitocondrias funcionales, que circulan libremente por el torrente sanguíneo.

Las mitocondrias son las estructuras celulares responsables de obtener la energía necesaria para el funcionamiento de la célula y cuentan con su propio ADN. Asimismo, derivan de bacterias cuya simbiosis con otros microorganismos unicelulares, las arqueas, originó las células eucariotas que componen los animales y las plantas, entre otros organismos.

De forma interesante, las plaquetas presentan la capacidad de secretar mitocondrias, aunque ello solo ocurre bajo condiciones muy concretas. Sin embargo, la detección de elementos mitocondriales, como el ADN, en el exterior celular, resulta mucho más frecuente y, a menudo, constituye un indicador de procesos patológicos; hecho que impulsó a Thierry y sus colaboradores a ahondar en el estudio de estas moléculas de material genético.

La investigación inició con el análisis de muestras de plasma sanguíneo procedentes de sujetos sanos. La cuantificación del ADN reveló que este fluido contiene mayor cantidad de ácido desoxirribonucleico de origen mitocondrial que nuclear. Ello sorprendió a los investigadores, pues el material genético de las mitocondrias, a diferencia del ADN almacenado en el núcleo celular, no tiene histonas. Es decir, no presenta una estructura estable que lo proteja, y por lo tanto resulta más susceptible a los procesos de degradación.

Así pues, los científicos postularon la existencia de algún tipo de sistema capaz de encapsular y preservar la integridad del ADN mitocondrial. A fin de corroborar esta hipótesis, aislaron, mediante centrifugación y filtración, los distintos componentes del plasma hasta hallar lo que parecían mitocondrias intactas y libres; fuera del entorno celular. Estos orgánulos, además de constituir el origen del material genético detectado, resultaron viables y funcionales, capaces de consumir el oxígeno necesario para realizar el proceso de respiración celular.

Pero, ¿qué función desempeñan dichas mitocondrias? Futuros experimentos intentarán dilucidar esta cuestión, mas los autores sugieren que los orgánulos podrían actuar como una suerte de mensajeros entre células; pues el estudio muestra que, además de las plaquetas, tanto las células normales como las tumorales también pueden secretar mitocondrias.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Blood contains circulating cell-free respiratory competent mitochondria», de Z. Al Amir Dache et al., en The FASEB Journal, publicado el 19 de enero de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.