25 de Octubre de 2021
CONSERVACIÓN

La caza furtiva en busca de marfil favorece la evolución de elefantes sin colmillos

En Mozambique, la caza furtiva selectiva de elefantes con colmillos ha llevado a que nazca un mayor número de hembras sin ellos.

Los elefantes sin colmillos tienen una ventaja en áreas donde prevalece la caza furtiva de marfil. [Pixabay]

Los elefantes africanos han evolucionado hacia la ausencia de colmillos en un área donde fueron intensamente cazados en busca de marfil, según un estudio de los rasgos y la genética de los elefantes en Mozambique.

Los resultados, publicados el 21 de octubre en Science, podrían tener implicaciones para la recuperación de las poblaciones de elefantes en ese país.

El comercio de marfil se utilizó para financiar la guerra civil en Mozambique desde finales de la década de 1970 hasta principios de la de 1990. La caza furtiva provocó que la población de elefantes en el Parque Nacional Gorongosa se desplomara en más del 90%, pasando de una población de más de 2.500 animales a alrededor de 200 a principios de la década de 2000.

Antes de la guerra, alrededor del 18,5% de las hembras no tenían colmillos, un rasgo que las hacía indeseables para los cazadores furtivos. Entre las 91 elefantas hembras que han nacido desde la finalización de la guerra, esa fracción ha aumentado al 33%, señalan los investigadores.

El modelado matemático, realizado por el biólogo evolutivo Shane Campbell-Staton de la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey, y sus colegas, ha confirmado que este cambio es el resultado de la presión de la caza: la matanza selectiva de elefantes con colmillos ha llevado al nacimiento de más crías sin colmillos.

Evolución rápida

La caza ha sido culpada en otras ocasiones de provocar cambios rápidos en los animales. Por ejemplo, el tamaño de los cuernos del borrego cimarrón (Ovis canadensis) en Alberta, Canadá, se redujo en un 20% durante 20 años de cacería de trofeos en esa localidad. Y se cree que la pesca ha llevado a la reducción en el tamaño de algunas especies de peces.

No obstante, ha resultado difícil precisar exactamente qué está sucediendo genéticamente en estas poblaciones, así como lograr desentrañar la importancia de la presión evolutiva de la caza en comparación con otros factores ambientales, como el cambio climático. «Es difícil buscar estos genes», dice Chris Darimont, científico de la conservación de la Universidad de Victoria, Canadá. «Existe controversia sobre si la extracción del marfil importa en primer lugar; muchos administradores [de vida silvestre] no quieren escuchar eso». Si la caza causa cambios genéticos significativos en una pequeña población de animales, señala Darimont, puede ser muy difícil restaurar los rasgos originales.

Campbell-Staton y sus colegas notaron que la falta de colmillos solo se ve en elefantas hembras. Esto, y el patrón de herencia del rasgo, sugirieron que es causado por una mutación en el cromosoma X que es fatal para los hombres y dominante en las mujeres; solo se necesita una copia de una mutación para causarla. Los investigadores buscaron a través de los genomas de los elefantes en busca de regiones en el cromosoma X que difirieran entre aquellos con y sin colmillos, y mostraron signos de presión de selección reciente. Identificaron dos posibles genes candidatos: AMELX y MEP1a. En los humanos, se sabe que estos genes están relacionados con el crecimiento de los dientes incisivos (el equivalente humano de los colmillos).

El trabajo ofrece una fuerte evidencia de que la caza ha causado este cambio, dice Darimont. «Tienen estos datos genómicos muy convincentes», dice. «Esta es una llamada de atención en términos de mostrar a los humanos como una fuerza evolutiva dominante en el planeta».

Para los elefantes, la selección evolutiva de hembras sin colmillos podría tener otros efectos colaterales. Al observar el ADN en las heces de los elefantes, los investigadores descubrieron que los animales con y sin colmillos comen diferentes plantas. «Debido a que los elefantes son especies clave, los cambios en su dieta pueden cambiar todo el paisaje», señala el coautor del estudio, Robert Pringle, biólogo de Princeton. Y debido a que el rasgo sin colmillos es fatal para la descendencia masculina, es probable que nazcan menos elefantes en general, lo que podría ralentizar la recuperación de la población a pesar de que la caza furtiva se ha detenido en el parque. «La ausencia de colmillos puede ser ventajosa durante una guerra», dice Pringle, «pero eso tiene un costo».

Nicola Jones/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Ivory poaching and the rapid evolution of tusklessness in African elephants»; S. C. Campbell-Staton et al. en Science 374, págs. 483-487, 22 de octubre de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.