Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

21 de Diciembre de 2018
ALIMENTACIÓN

La ciencia no respalda el consumo de ajo para reducir el riesgo de cáncer

Se necesitan ensayos clínicos rigurosos para determinar el verdadero efecto de su ingesta en la prevención de esta enfermedad.

[iStock / xamtiw]

Una nueva evaluación de Nutrimedia, un proyecto del Observatorio de la Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra (OCC-UPF) realizado en colaboración con el Centro Cochrane Iberoamérica y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), pone de manifiesto que no se puede establecer ninguna relación entre la ingesta de ajo y la disminución del riesgo de cáncer, una de las principales causas de muerte en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud, solo en 2018 se han contabilizado unos 8,1 millones de nuevos casos de cáncer. Dada la magnitud de este problema de salud, no es de extrañar que la población busque maneras de prevenir la enfermedad. La abundancia de mensajes que vinculan el consumo de determinados alimentos y sustancias con la reducción del riesgo de cáncer es fuente de confusión para la población, según se ha constatado en una encuesta llevada a cabo por Nutrimedia.

Para ofrecer una respuesta basada en las pruebas científicas disponibles hasta el momento, el equipo de Nutrimedia ha analizado la abundante bibliografía científica existente al respecto y ha llegado a la conclusión de que el efecto es «incierto»; es decir, con las pruebas disponibles no se puede ni afirmar ni negar que el ajo tenga algún efecto protector.

La vinculación del consumo de ajo y de suplementos derivados de él con un menor riesgo de cáncer (entre otros, se han estudiado el cáncer de colon y recto, próstata, estómago, boca, faringe y laringe) se considera «incierta» porque la confianza que podemos depositar en los resultados publicados es muy baja. Esto se debe a que esos resultados proceden de estudios observacionales, lo cual no permite establecer una relación directa entre los beneficios del consumo de ajo y la reducción del riesgo de cáncer. No obstante, el resultado «incierto» no significa que en un futuro no se pueda concluir que ejerce algún efecto protector, sino que se necesitan ensayos clínicos rigurosos que nos puedan ofrecer una respuesta.

Las supuestas propiedades del ajo

El ajo es un ingrediente fundamental en la dieta mediterránea, cultivado desde hace más de 7000 años. Su presencia en la cocina puede apreciarse en artistas como Velázquez y Meléndez, entre otros. Y no hay pocas referencias literarias que muestran que, ya en la Antigüedad, el ajo se consumía por sus supuestas propiedades terapéuticas. Heródoto (siglo V a.C.) relata en su obra Historiae que la alimentación de los esclavos que construían las pirámides se complementaba con ajos, porque se creía que tenían un efecto fortalecedor y vigorizante; por ese mismo motivo, los atletas olímpicos de la Grecia clásica, los legionarios y los gladiadores romanos no dudaban en llevarse unos ajos consigo, para masticarlos cuando fuera necesario. En el siglo I d.C., Dioscórides se refiere al ajo, en su obra sobre remedios naturales, como facilitador para eliminar flatulencias. Las expediciones españolas del siglo XV llevaron el ajo hasta el continente americano, pero su consumo como suplemento dietético no se popularizó hasta la década de 1990 en Estados Unidos, y posteriormente en otros lugares.

El ajo pertenece al género de plantas Allium (cebolla, ajo, chalotes, puerro, cebolletas, etcétera), que se caracterizan por un alto contenido en compuestos organosulfurados y antioxidantes, además de vitaminas, aminoácidos, fructooligosacáridos y otros micronutrientes. Según cómo se procese el ajo, los organosulfurados se convierten en distintos derivados a los que se les atribuyen diferentes propiedades saludables. Así, si el ajo crudo se corta o se machaca, da lugar a la alicina; con la cocción, en cambio, se destruye la alicina, y se liberan adenosina y ajoeno, que actúan como anticoagulantes. Los suplementos de ajo parecen tener un potencial efecto antihipertensivo.

Según la reciente evaluación, las supuestas propiedades anticancerígenas del ajo no están justificadas. El riesgo de padecer la enfermedad se debe a múltiples factores, tanto genéticos como ambientales y de estilo de vida. Entre estos últimos, la dieta tiene un importante papel, ya que el mantenimiento de unos hábitos alimentarios saludables podría prevenir en torno a un tercio de los casos de cáncer.

Fuente: Universidad Pompeu Fabra

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.