30 de Septiembre de 2022
Medicina

La exposición del feto al cannabis se asocia a trastornos mentales a largo plazo

Los hijos de las mujeres que consumieron marihuana durante la gestación tienen mayor riesgo de sufrir trastornos psiquiátricos en la infancia y en la adolescencia temprana.

Diferentes estudios sugieren que el consumo de cannabis durante el embarazo aumenta el riesgo de que el bebé nazca con bajo peso y sufra alteraciones en el desarrollo del cerebro. [Unsplash/Thought Catalog]

Tras el alcohol y el tabaco, el cannabis es la droga recreativa más consumida en España, sobre todo entre los más jóvenes. Según la Encuesta EDADES sobre Alcohol y Drogas en España, en 2020 el 37,5 por ciento de la población general (46,3 por ciento de los hombres y el 28,7 por ciento de las mujeres) consumió cannabis alguna vez en su vida, el 10,5 por ciento durante el último año, el 8 por ciento durante el último mes y el 3 por ciento a diario. Se estima que entre el 2 y el 5 por ciento de las mujeres consumen marihuana durante el embarazo. Ese porcentaje se eleva a entre el 15 y el 28 por ciento en las mujeres jóvenes, residentes en ciudades y de entornos socioeconómicos desfavorecidos.

Entre el 34 y el 60 por ciento de las consumidoras de cannabis continúan empleando esta droga durante el embarazo. Muchas de ellas no cesan su consumo porque creen que es relativamente segura durante la gestación, además de ser una droga más barata que el tabaco. La dependencia y el abuso de esta sustancia entre las mujeres embarazadas también dificulta la interrupción de su utilización. Diferentes estudios sugieren que el consumo frecuente de marihuana durante la gestación incrementa el riego de que el bebé tenga un peso menor de 2,5 kilos al nacer y sufra alteraciones en el desarrollo cerebral. Estas alteraciones se manifestarían más adelante en la vida como dificultades para resolver problemas, déficits de atención y de memoria y trastornos del comportamiento.

En la actualidad, el conocimiento sobre los efectos perjudiciales de la marihuana sobre el feto sigue siendo limitado, especialmente aquellos que se producen a largo plazo. Estudios previos detectaron que los bebés que estuvieron expuestos al cannabis en el útero materno tenían un mayor riesgo de sufrir diversos trastornos psiquiátricos durante la infancia temprana y media. Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista JAMA Pediatrics aporta más información sobre las consecuencias a más largo plazo en la salud mental de este colectivo.

Investigadores de la Universidad Washington en San Luis recopilaron los registros clínicos hasta el año 2020 de más de 10.600 niños con una media de edad de 10 años. Los datos de las madres y de sus hijos se obtuvieron de un estudio previo en Estados Unidos que comenzó en 2016 y en el que se encuestaron a las primeras sobre su consumo de marihuana durante la gestación. Los participantes se dividieron en tres grupos: Sin exposición al cannabis (10.094 niños), exposición a esta sustancia solo antes de que la madre supiera que estaba embarazada, porque después cesó su consumo (391 niños), y exposición antes y después de que la madre fuera consciente de que estaba embarazada (208 niños).

Los resultados muestran que los niños que estuvieron expuestos a la marihuana durante el embarazo tenían mayor riesgo de sufrir diversos trastornos psiquiátricos a lo largo de la infancia y hasta llegar a la adolescencia temprana (12 años). Entre estos trastornos se encontraban la depresión y la ansiedad. También se registraron más comportamientos agresivos, problemas de conducta y sociales, síndrome de déficit de atención e hiperactividad, consumo problemático de drogas... El riesgo de sufrir estos problemas era más acentuado en el grupo de niños cuyas madres consumieron cannabis tanto antes como después de que supieran que estaban embarazadas.

Dado que la adolescencia es un período vital en el que se acentúan o aparecen con más frecuencia diversos trastornos mentales, aquellos que se expusieron al cannabis durante el embarazo podrían ser especialmente vulnerables en esta época de la vida. Por esta razón, los investigadores creen que la incidencia de los trastornos mentales y los problemas de comportamiento y sociales se incrementará aún más en este colectivo cuando lleguen a los 14 o 15 años.

No obstante, este trabajo cuenta con importantes limitaciones. En primer lugar, el estudio es observacional y no permite establecer que el consumo de cannabis durante el embarazo sea la causa de diversos problemas psiquiátricos. Otras limitaciones notorias son la reducida muestra de bebés que estuvieron expuestos a la marihuana en el útero materno, la posibilidad de que algunas madres no reconocieran consumirla o el olvido de los detalles de su uso (como la frecuencia, la dosis y el momento del embarazo en el que se usaba). 

Por otro lado, algunos factores asociados al uso de marihuana durante el embarazo (como un mayor estrés de la madre) podrían distorsionar los resultados sobre sus riesgos reales. A pesar de estas limitaciones, los hallazgos que ofrece el estudio, junto al principio de precaución, son razones de peso para recomendar el cese total del consumo de cannabis durante el embarazo.

Esther Samper

Referencia: «Association of mental health burden with prenatal cannabis exposure from childhood to early adolescence»; David Baranger et al. en JAMA Pediatrics, publicado en línea, 12 de septiembre de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.