4 de Abril de 2022
Conservación

La Gran Barrera de Coral se decolora por cuarta vez en siete años

Pese a que el fenómeno de La Niña aporta aguas frías al litoral australiano, las temperaturas oceánicas siguen siendo demasiado elevadas para el arrecife.

Los corales de la Gran Barrera australiana están sufriendo un nuevo episodio de blanqueamiento, a pesar de que los expertos esperaban su recuperación como consecuencia de un descenso de la temperatura oceánica en la región. [Roberto Palmer/iStock]

La Gran Barrera de Coral, el mayor arrecife coralino del mundo, situado frente a la costa este de Australia, adolece de una nueva y devastadora fase de decoloración. No solo se trata del cuarto episodio de este tipo que experimenta en siete años, sino que además se está produciendo en un momento inesperado. Y es que en el océano Pacífico prevalece actualmente La Niña, un fenómeno que aporta aguas más frías al litoral oriental australiano, por lo que los expertos esperaban que el arrecife pudiera recuperarse de la decoloración sufrida en los últimos años.

Según la Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera de Coral, que vigila la zona protegida, las imágenes aéreas muestran corales emblanquecidos en las cuatro secciones del arrecife. La decoloración no supone su muerte inmediata, pero repercute gravemente en su crecimiento y reproducción, así como en su capacidad para resistir infecciones. La recurrencia de graves episodios de decoloración podría conllevar la pérdida de una gran parte del arrecife.

Ya en diciembre de 2021, los expertos advirtieron de un posible blanqueamiento del coral debido a un aumento de la temperatura oceánica. Los corales pierden su color cuando las aguas son más cálidas porque eso les obliga a expulsar las algas unicelulares que viven en su interior. Los corales obtienen una parte esencial de sus nutrientes gracias a estos simbiontes, de modo que su pérdida los debilita, si bien las algas pueden regresar al cabo de un tiempo.

Todavía se desconoce el alcance del emblanquecimiento de los corales, es decir, cuánto durará y qué extensión se verá afectada, algo que depende en gran medida de la temperatura oceánica. La Oficina Australiana de Meteorología estima que el agua permanecerá hasta 1,5 grados más caliente de lo habitual en amplias zonas del arrecife hasta finales de abril.

Las consecuencias parecen variar de una región a otra del arrecife. Las más afectadas son las áreas centrales más cercanas a la costa, donde los expertos ya han observado corales muertos. De momento, en los extremos norte y sur, donde la decoloración es más leve, el arrecife muestra un buen estado de salud, según la Autoridad del Parque Marino. En el sur, además, se prevé que las temperaturas oceánicas se mantengan más bajas que en el resto del arrecife durante las próximas semanas.

Los expertos atribuyen al cambio climático tanto los recurrentes episodios de decoloración como el inusual blanqueo de los corales en un año en el que prevalece La Niña, algo nunca observado hasta ahora. Australia es una de las regiones del planeta donde más evidentes son los efectos del calentamiento global. Allí, las olas de calor marinas (periodos de temperaturas oceánicas inusualmente altas) son cada vez más frecuentes y prolongadas. A largo plazo, la última esperanza para la supervivencia del ecosistema pasa por que los expertos hallen corales especialmente resistentes al calor y repueblen con ellos las zonas dañadas.

Sin embargo, el agua caliente no es el único factor que presiona el ecosistema coralino. Las fuertes lluvias y las inundaciones que se produjeron en marzo en el continente australiano, también favorecidas por el cambio climático, arrastraron al mar ingentes cantidades de sedimentos, contaminantes y nutrientes. Los corales necesitan aguas claras y relativamente pobres en nutrientes, mientras que si estos abundan, las algas pueden proliferar excesivamente en los arrecifes.

Lars Fischer

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.