Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

23 de Noviembre de 2012
ARQUEOLOGÍA

La tecnología moderna nació en Sudáfrica

Halladas las pruebas más antiguas del desarrollo de la tecnología moderna.

Imagen de uno de los microlitos en forma de punta de proyectil hallado en Sudáfrica por Kyle Brown y sus colaboradores. [Nature]

Antropológicamente hablando, el hombre entendido como Homo sapiens nació en África hace más de 100.000 años. Según la teoría más aceptada, aquí empezó a expresar sus características cognitivas y culturales propias del ser humano moderno, tales como la expresión artística, el lenguaje o el desarrollo de técnicas avanzadas. No obstante, conocer la época exacta en que empezó a desarrollar estas propiedades y su papel en la evolución posterior de la humanidad representa uno de los hitos más intrigantes de la antropología hodierna.

Hoy en día, los científicos entregados al estudio de los orígenes del desarrollo de la especie humana focalizan sus investigaciones en el análisis de armas en forma de proyectil utilizadas por Homo sapiens, pues creen que estos útiles son el producto exclusivo de sus características cognitivas. Ahora, un grupo de investigadores liderado por Kyle Brown, de la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), acaba de anunciar en la revista Nature el descubrimiento de una herramienta lítica en forma de proyectil, que se remonta a épocas de hace más de 71.000 años y que podría ser considerada el cimiento de la tecnología avanzada.

Hallado en la costa sureña de la misma capital del estado africano, dicho artefacto está compuesto por microlitos (pequeñas hojas de piedra talladas) tratados con fuego, que eran usados como herramientas cortantes en lanzas u otros instrumentos de caza en épocas prehistóricas. Los expertos pronostican que las armas dotadas de puntas de este tipo propiciaron un avance importante en el proceso evolutivo, ya que aumentaron la tasa de éxito en las batidas de caza y constituyeron unas ventajas sustanciales para el hombre moderno procedente de África a cuestas de los neandertales equipados de lanzas más rudimentales.

Hasta la fecha, los científicos situaban el empleo habitual de la técnica microlítica en épocas del Holoceno Medio (hace entre unos 6000 y 7000 años). Sus orígenes, sin embargo, se remontarían a la Edad de Piedra Tardía (hace 30.000 años) en África y al Paleolítico Superior (hace menos de 45.000 años) en Eurasia. Asimismo, algunos trabajos científicos pusieron manifiesto que pudiera haberse usado hace entre unos 60.000 y 65.000 años precisamente en Sudáfrica, durante periodos breves.

El descubrimiento de Brown y sus colaboradores, realizado en una pequeña muestra de yacimientos arqueológicos de Sudáfrica, sitúa la aparición de la técnica microlítica en épocas anteriores a hace 71.000 años. Al parecer, su empleo se prolongó durante un periodo posterior de 11.000 años, por lo que llegó a enlazarse directamente con el uso más avanzado del fuego en África como base para el desarrollo de la tecnología moderna. Además de añadir una pieza fundamental para entender la continuidad de la producción de estas armas entre periodos prehistóricos diferentes, el estudio arroja nueva luz sobre los orígenes de la transferencia de estos conocimientos técnicos entre generaciones. Y, por supuesto, sobre la historia evolutiva del ser humano, ya que este invento le permitió superar los límites geográficos del continente africano y conquistar nuevos territorios.

Más información en Nature

—IyC

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.