Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 02/12/2018

Cambio climático

Las naciones deben triplicar sus esfuerzos por limitar las emisiones de gases de invernadero

Según las Naciones Unidas, se necesitan actuaciones inmediatas y drásticas para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados.

United Nations Environment Programme

Menear

Las reducciones de las emisiones de gases de invernadero prometidas por las naciones conforme al Acuerdo de París son, según un informe de la ONU, muy inferiores a las necesarias para que el calentamiento global no supere los dos grados, no digamos ya un grado y medio.

También te puede interesar

La ciencia ante el cambio climático La ciencia ante el cambio climático Oct/Dic 2015 Nº 82

Entender el clima globalDescubre en este monográfico las lecciones climáticas que nos ofrece el pasado, los fenómenos meteorológicos extremos que están azotando el planeta, las premisas que están guiando las políticas climáticas actuales y otras claves científicas del debate en torno al cambio global.

Más información

Si se quiere evitar un calentamiento global de más de dos grados, los Gobiernos tendran que triplicar sus esfuerzos por reducir las emisiones de gases de invernadero, afirma el Programa de Medioambiente de las Naciones Unidas (UNEP) en su informe anual sobre la cantidad de emisiones que hay que recortar para cumplir con los objetivos sobre el aumento de la temperatura global (Emissions Gap Report).

Ese informe, publicado el 27 de noviembre, una semana antes de la cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima que se celebra en Katowice, Polonia, calcula que las políticas nacionales actuales permitirían que las emisiones de gases de invernadero aumentasen en alrededor de un 10 por ciento para 2030 en comparación con las de 2017.

Pero las emisiones tendrían que decrecer en un 25% en el mismo período para que resulte probable que el calentamiento no supere los dos grados. Los países tendrían que reducir las emisiones en un 55 por ciento para que el calentamiento no pase del grado y medio.

Los mayores emisores: China, Estados Unidos y la Unión Europea han generado más del 56 por ciento de las emisiones de gases de invernadero durante la última década [<em>Nature</em>, basado en <em>Emissions Gap Report 2018</em>].Si las naciones no se comprometen a mayores reducciones de la emisiones de los gases de invernadero antes de 2030, los objetivos de los dos grados y del grado y medio dejarán de estar al alcance, asevera el informe.

Jeff Tolleson / Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Emissions Gap Report 2018», United Nations Environment Programme.

[Lo de triplicar los esfuerzos quiere decir más exactamente lo siguiente: con las políticas actuales, en 2030 se emitirían (obviando aquí y en adelante los márgenes de error) 6 gigatoneladas (miles de millones de toneladas) menos de gases de invernadero (calculadas como la cantidad de COque produciría el mismo efecto que la mezcla de gases que realmente se emitirá) que si no se hubiese introducido ningún cambio en las políticas desde 2005, mientras que el nivel que permitiría un aumento de temperatura inferior a 2 grados sería menor, calcula el informe, en 19 gigatoneladas que las 59 que se emitirán mundialmente en 2030 si se sigue solo con las políticas actuales.

Las naciones incurren de dos formas en desviaciones con respecto a lo que sería necesario para que se cumplan los objetivos de temperatura del Acuerdo de París. Una es con respecto a las emisiones que prometieron para 2030, según se desprende de las medidas que han adoptado por ahora; la otra es entre el total prometido de las emisiones y el que, dentro de unos márgenes de probabilidad, permitiría realmente cumplir los objetivos de temperatura. La mayor desviación es la segunda, y por mucho, tal y como se ve en el informe. En cualquier caso, tanto la Unión Europea en su conjunto como Estados Unidos se están desviando con respecto a lo que prometieron (las emisiones de la Unión Europea han vuelto a aumentar en los últimos años tras muchos en que estuvieron disminuyendo, mientras que las de Estados Unidos, que disminuyeron bastante en 2015 y 2016, solo lo hicieron ligeramente en 2017, y el presidente Trump ha anunciado la retirada del país del acuerdo, quizá ya para finales de 2019). Más cumplidoras parecen, según el informe, Japón, Brasil (por ahora) y China, India y, sobre todo, Rusia, que va camino de satisfacer con creces sus promesas (aunque en el caso de estas tres últimas naciones lo prometido es un límite del aumento de sus emisiones, no una disminución, y, como recuerda el informe, el grado de cumplimiento de una nación no prejuzga si es muy exigente o no aquello a lo que se ha comprometido).]

Artículos relacionados

Revistas relacionadas