Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

23 de Marzo de 2011
PlanetologÍa

Lluvias estacionales en Titán

La sonda Cassini aporta el primer indicio observacional de lluvias de metano sobre la zona ecuatorial de la mayor luna de Saturno.

Desde hace tiempo se sabe que Titán, la mayor luna de Saturno, cuenta con una atmósfera densa y rica en metano. Debido a que la temperatura media del satélite (en torno a los 180oC bajo cero) es próxima a la del punto triple del metano, en Titán este compuesto forma nubes y da lugar a un ciclo de evaporación y precipitaciones similar al ciclo hidrológico terrestre. Hasta ahora, sin embargo, la existencia de lagos de metano solo se había confirmado en las latitudes polares del satélite.

Impresión artística de un día tormentoso en la superficie de Titán, con el Sol y Saturno al fondo. Imagen de Ron Miller.

Ahora, un estudio acaba de referir el primer indicio observacional de lluvias de metano sobre la zona ecuatorial de Titán. Allí se habían observado cuencas fluviales secas, pero se desconocía si estas habían sido excavadas en el pasado o si su formación se debía a un ciclo estacional. Las lluvias detectadas han caído durante la primavera del hemisferio norte, lo que concuerda con algunos modelos numéricos que predicen lluvias tropicales después del equinoccio.

La investigación, efectuada por Elizabeth Turtle y Ralph Lorenz, de la Universidad Johns Hopkins, y colaboradores, ha logrado identificar la caida de lluvias a partir de las imágenes tomadas por la sonda espacial Cassini, que sobrevuela Titán desde 2005. Al igual que en la detección de lluvias terrestres por parte de los satélites meteorológicos que orbitan nuestro planeta, los investigadores observaron cómo una gran extensión de terreno (unos 500.000 kilómetros cuadrados) cambiaba de color y se oscurecía tras el paso de una masa nubosa de extensión equiparable. Los resultados fueron publicados en el último número de la revista Science.

Además de profundizar en el estudio del clima y la meteorología de Titán, la modelización de sus procesos climáticos reviste una gran importancia para comprender mejor el clima en nuestro planeta. A fin de cuentas, la Tierra tampoco tiene tantos espejos donde mirarse: a pesar de las diferencias entre ambos, en el sistema solar únicamente Titán cuenta con una meteorología y un ciclo de precipitaciones análogos a los terrestres.

Más información en Science.

— IyC

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.