29 de Junio de 2018
ETOLOGÍA

Los animales endogámicos cometen errores en un entorno alterado

Experimentos con escarabajos demuestran que las hembras no logran reducir el número de crías ante una disminución del alimento, lo que amenaza su supervivencia.

Las hembras endogámicas del escarabajo enterrador (Nicrophorus vespilloides) siguen nutriendo al mismo número de crías a pesar de la disminución de alimento en su entorno. [T. Smiseth]

Un estudio realizado con escarabajos enterradores (Nicrophorus vespilloides) por investigadores de la Universidad de Edimburgo ha demostrado que los individuos consanguíneos tienden a tomar malas decisiones en circunstancias cambiantes, lo que les perjudica a ellos mismos y a sus descendientes. Los hallazgos podrían ser de utilidad en los programas de conservación y ayudar a la comprensión del comportamiento de los animales silvestres, especialmente cuando la disminución de las poblaciones aumenta la probabilidad de endogamia.

Los investigadores hicieron el seguimiento de cientos de hembras de escarabajo mientras hacían crecer a sus crías. Observaron su reacción cuando los autores sustituían el recurso con el que las alimentaban, un ratón muerto, por otro de diferente tamaño. Observaron así que las hembras endogámicas cuyo ratón se cambió por otro más pequeño no lograron ajustar su estrategia de crianza en respuesta al trueque, y sacaron adelante a demasiadas crías sin suficiente alimento.

Como resultado, las crías crecieron más pequeñas y la hembra perdió peso, lo que disminuyó su probabilidad de reproducción en en el futuro. En cambio, las progenitoras no endogámicas respondieron a la pérdida del alimento sacrificando a a algunas de sus crías, suelen hacer en la naturaleza. Los investigadores sugieren que la ausencia de respuesta en los animales endogámicos puede deberse a un deterioro en su capacidad de pensamiento o a la falta de sensibilidad a su entorno.

Estudios previos ya habían demostrado que los efectos de la endogamia, con una reducción del crecimiento, la supervivencia o las posibilidades de reproducción, pueden empeorar debido a las condiciones ambientales. Este último estudio muestra que la mala toma de decisiones de los individuos desempeña un papel en este efecto.
Jon Richardson, de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Edimburgo, que dirigió el estudio, comenta: «La alteración del entorno puede amplificar los efectos de la endogamia, como la vulnerabilidad a las enfermedades o la competencia por los recursos. Ahora sabemos que la incapacidad de tormar decisiones contribuye a las desventajas que sufren los animales endogámicos».

Fuente: Universidad de Edimburgo

Referencia: «Inbred burying beetles suffer fitness costs from making poor decisions». Jon Richardson et al. en Proceedings of the Royal Society B, vol. 285, n.º 1881, junio de 2018.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.