Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 14/12/2018 - VIROLOGÍA

    La versatilidad del virus de la gripe

    Las células infectadas con el virus producen partículas víricas con una gran variedad de formas y de proteínas de superficie, lo que dificulta el tratamiento de la enfermedad.

  • 13/12/2018 - Tecnología

    Un dispositivo para medir nuestra exposición al sol

    Colocado en la piel o la ropa, el pequeño aparato aporta datos sobre la cantidad de radiación ultravioleta, visible e infrarroja que acumula el organismo. Destacan sus múltiples aplicaciones tanto cosméticas como médicas.

  • 12/12/2018 - Climatología

    Oscurecer el sol para enfriar la Tierra: el primer experimento

    Unos investigadores tienen pensado rociar la estratosfera con partículas que reflejen la luz solar. En última instancia, de esta forma se podría reducir deprisa la temperatura de la Tierra.

  • 12/12/2018 - Envejecimiento

    La tenacidad beneficia la salud física

    Las personas de edad avanzada tenaces pero también flexibles en sus objetivos gozan de un espacio vital mayor y, con ello, de más relaciones sociales y actividades físicas.

  • 11/12/2018 - glaciología

    Se acelera la pérdida de hielo de Groenlandia

    Los testigos de hielo, los datos de los satélites y los modelos climáticos revelan la violenta transformación de la vasta capa de hielo.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 10/06/2018

Planetología

Los astronautas calentaron la Luna

Unas cintas magnéticas perdidas han resuelto un problema que llevaba más de cuarenta años sin respuesta.

Journal of Geophysical Research Letters

Menear

Jim Irwin, con el vehículo lunar y, al fondo, el monte Hadley de la Luna, durante la misión del Apolo XV, el 31 de julio de 1971 [NASA/David Scott].

Unos datos, procedentes de los sensores térmicos instalados durante dos de las misiones lunares tripuladas Apolo, estaban sin esclarecer desde hacía muchos años. En 1971 y 1972, los astronautas las colocaron bajo la superficie para obtener un perfil de la temperatura. Sin embargo, los datos mostrarían luego algo curioso: el suelo bajo la superficie lunar se calentó en la década de 1970 en unos dos grados centígrados. No se había sabido explicarlo. Solo ahora se ha podido determinar que el calentamiento fue causado por los astronautas mismos. O, al menos, esa es la conclusión que Seiichi Nagihara, de la Universidad Tecnológica de Texas, y sus colaboradores,  han extraído de unas cintas magnéticas que estaban perdidas.

Solo en 2010 reaparecieron las tomas de las transmisiones de radio originales: el grupo de Nagihara encontró 440 cintas magnéticas en total, llenas de datos de la temperatura desconocidos hasta ese momento. En el análisis original de los datos había una laguna. Las sondas de temperatura funcionaron de 1971 a 1977, pero los expertos solo analizaron las mediciones tomadas entre 1971 y 1974. Las demás cintas magnéticas no se archivaron y se las dio por perdidas. Como  el grupo explica en Journal of Geophysical Research Letters, tardaron años en analizar aquellos viejos datos analógicos, pero gracias a los datos recobrados se resolvió finalmente el misterio del calentamiento.

Las mediciones por fin analizadas muestran, dice el equipo, que el calor fue propagándose, con el paso del tiempo, de arriba abajo; las diferencias de temperatura entre el exterior y el interior, además, fueron siendo menores. Por lo tanto, el calentamiento procedía de arriba. Los datos tomados por satélites de los lugares donde se efectuaron las mediciones  muestran lo que pasó. Las huellas que los astronautas dejaron al instalar las ondas son más oscuras que el suelo circundante. Y así, este absorbió alrededor de los sensores más calor que el entorno, entre grado y medio y tres grados y medio más, según han calculado estos investigadores con modelos de la transmisión del calor en el material del suelo lunar.

Lars Fischer / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Examination of the Long‐Term Subsurface Warming Observed at the Apollo 15 and 17 Sites Utilizing the Newly Restored Heat Flow Experiment Data From 1975 to 1977», de S. Nagihara et al, en Journal of Geophysical Research Letters, 25 de abril de 2018.

Artículos relacionados