30 de Septiembre de 2022
Ecología

Los buitres evitan la emisión de decenas de millones de toneladas de carbono cada año

Aunque tienen mala fama por ser carroñeros, sus hábitos alimentarios evitan la emisión de gases de efecto invernadero.

[Lolame/Pixabay, Pixabay License]

Los humanos no les tenemos mucho cariño a los buitres. Son carroñeros obligados, lo que significa que obtienen toda su comida de presas ya muertas, y, por esa razón, desde la antigüedad hemos asociado a estos animales con la muerte. Pero, en realidad, son el equipo aéreo de limpieza de la naturaleza. Ahora, una nueva investigación mejora su imagen al describir el papel que desempeñan estas aves en un proceso sorprendente: la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Con su impresionante visión y la gran cantidad de superficie que pueden cubrir en sus largos y elevados vuelos, los buitres suelen ser los primeros carroñeros que descubren un cadáver y se alimentan de él. Gracias a esta labor de limpieza, las 22 especies que existen en todo el mundo realizan un servicio vital tanto para los ecosistemas como para los humanos: mantienen el ciclo de los nutrientes y controlan los patógenos que, de otro modo, podrían propagarse de los animales muertos a los vivos.

Según un nuevo estudio publicado en Ecosystem Services, los cuerpos de los animales en descomposición liberan gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano. Pero la mayoría de estas emisiones se pueden evitar si los buitres llegan primero a los restos. Los autores del estudio han calculado que un solo individuo, dependiendo de la especie a la que pertenezca, ingiere entre 0,2 y 1 kilogramo de carroña por día. Si toda esa carne no desaparece, cada kilo de carroña que se descompone de manera natural emite alrededor de 0,86 kilogramos de CO2 equivalente. Esta estimación da por hecho que los cadáveres que no se comen se descomponen. Pero muchos cadáveres son compostados o enterrados por humanos, lo que genera más emisiones que la descomposición natural. Es otra razón por la que los buitres evitan aún más emisiones al reemplazar esos métodos. Puede que esas cifras no sean gran cosa, pero si se multiplican esas estimaciones por todos los ejemplares que existen en el mundo, entre 134 millones y 140 millones, la cifra resultante es impresionante:  gracias a estos animales se dejan de emitir decenas de millones de toneladas métricas por año.

Pero este servicio que prestan al ecosistema no está distribuido de manera uniforme en todo el mundo. Según Pablo Plaza, biólogo de la Universidad Nacional del Comahue, en Argentina, y principal autor del estudio, se concentra sobre todo en las Américas. Según Plaza y su equipo, las responsables del 96 por ciento de la reducción de emisiones en todo el mundo son tres especies de buitres que solo se encuentran en las Américas: el zopilote común, el buitre pavo y el buitre de cabeza amarilla (en realidad, el de cabeza amarilla no es una sino dos especies: el aura sabanera y el aura selvática, aunque hasta 1964 se creía que era una sola especie). Colectivamente, las especies americanas evitan cada año que unos 12 millones de toneladas métricas de CO2 equivalente lleguen a la atmósfera. Según estimaciones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, eso equivale a sacar 2,6 millones de automóviles de la carretera cada año.

Una distribución desigual

En el resto del planeta la cosa es bien diferente. «La disminución de las poblaciones de buitres en muchas regiones del mundo, como África y Asia, ha producido una pérdida concomitante de los servicios ecosistémicos que proporcionan estos animales», señala Plaza. El buitre dorsiblanco bengalí, que en el pasado fue uno de los más comunes en la India, ha estado al borde de la extinción en las últimas décadas. Entre 1992 y 2007, desapareció el 99 por ciento de su población total. De los millones de aves que surcaban los cielos, solo quedaron unos pocos miles de supervivientes. Este fuerte descenso se debió en gran parte al envenenamiento por el medicamento veterinario diclofenaco, al que están expuestos los animales que comen ganado muerto. Si la población de buitres se hubiera mantenido estable, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero hubiera sido de 2,9 millones de toneladas métricas.

El valor de los servicios que proporcionan estos animales puede ser aún más importante en tiempos de desastres climáticos u otras catástrofes. Carolina Baruzzi, investigadora posdoctoral de la Universidad de Florida, que no participó en el nuevo estudio, ha examinado la alimentación de los buitres después de episodios de mortalidad masiva de vida silvestre, debidos, por ejemplo, a brotes de enfermedades. Según Baruzzi, «sin ellos, tenemos cadáveres que se descomponen a un ritmo más lento, lo que puede causar muchos problemas», incluidos el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y las enfermedades. El trabajo de Baruzzi ha demostrado que la diferencia entre ecosistemas con y sin buitres no es poca. Si están presentes, «en dos semanas ya no quedan cadáveres», señala. «En aquellos lugares en los que faltaban estos animales, los cadáveres se quedaron allí durante más de un mes y medio o dos meses, lo cual es bastante llamativo.»

Está claro que para solucionar los problemas climáticos no basta con proteger las poblaciones de buitres. Pero según Grant Domke, científico del Servicio Forestal de Estados Unidos, es un factor que se suma a muchos otros. «Creo que la conclusión más importante es que debemos adoptar un enfoque general para reducir las emisiones», señala Domke, quien dirige un equipo que se encarga de recopilar los datos de carbono de los bosques de Estados Unidos como parte del compromiso del país con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. También nos recuerda que se han realizado estudios que demuestran que el impacto perjudicial de los incendios forestales a gran escala sobre las emisiones y el secuestro de carbono es similar en magnitud al efecto beneficioso mostrado por los buitres en el nuevo estudio. «Todo debe estar sobre la mesa y, cuanto más comprendamos que, al hablar de emisiones de gases de efecto invernadero, las contribuciones de las plantas y los animales son una parte más que tener en cuenta, mejor nos irá.»

Ian Rose

Referencia: «Ecosystem services and disservices associated with vultures: A systematic review and evidence assessment»; Tomaso Carucci et al. en Ecosystem Services, vol. 56, artículo 101447, ISSN 2212-0416, agosto de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.