Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 22/03/2019

CONTAMINACIÓN

Los fármacos y los productos de higiene personal pueden transformarse en nuevos contaminantes

Las bacterias anaerobias de los lodos de las depuradoras no logran degradar del todo algunos compuestos ampliamente utilizados, que pueden convertirse en tóxicos.

Environmental Toxicology and Chemistry

Menear

Los productos farmacéuticos y de higiene personal salen de los hogares a través de las aguas residuales y van a parar al ambiente después de su tratamiento en las depuradoras. [Abigail W. Porter/Universidad Rutgers]

Cuando nos lavamos o descargamos la cisterna del inodoro probablemente no pensemos en los rastros de los productos de higiene personal o de los medicamentos que hay en nuestro cuerpo y que van a parar a las plantas de tratamiento de aguas residuales, arroyos, ríos, lagos, bahías y el océano.

Científicos de la la Universidad Rutgers han hallado ahora que las bacterias presentes en las depuradoras pueden estar creando nuevos contaminantes cuyo riesgo aún no se ha evaluado y que pueden afectar los ambientes acuáticos, según su estudio publicado en Environmental Toxicology and Chemistry.

Los investigadores han analizado la capacidad de las bacterias de los lodos de una depuradora para descomponer dos fármacos ampliamente utilizados: el naproxeno, un antiinflamatorio no esteroideo, y la guaifenesina, un expectorante presente en muchos medicamentos para la tos y el resfriado. También han examinado dos compuestos habituales en los productos de higiene personal: la oxibenzona, un ingrediente clave de numerosos protectores solares, y el metilparabeno, un conservante habitual en los cosméticos.

Las bacterias anaerobias, que no necesitan oxígeno para crecer en el lodo, descomponen el metilparabeno, pero solo degradan en parte los otros tres compuestos y crean nuevos contaminantes en el proceso, según el estudio.

«La degradación parcial de los productos farmacéuticos y de higiene personal es importante porque da lugar a una serie de contaminantes en las aguas superficiales con posibles efectos biológicos en los ambientes afectados», comenta Abigail W. Porter, una de las autoras del estudio y profesora del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey.

Según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., en las aguas superficiales cada vez se hallan más nuevos contaminantes en cantidades muy bajas, entre ellos los productos farmacéuticos y de cuidado personal. Resulta preocupante su posible impacto en la vida acuática y la salud humana.

«Nuestros hallazgos pueden ayudarnos a evaluar otros productos farmacéuticos y de higiene ampliamente utilizados con una estructura química similar», ha comentado la coautora Lily Young, profesora del Departamento de Ciencias Ambientales. «La predicción o la evaluación de los compuestos que podrían formarse durante la degradación permitiría identificarlos y cuantificarlos en el ambiente.»

Los autores del estudio han examinado dos comunidades bacterianas: una de los lodos de una depuradora y otra de los sedimentos marinos con un bajo contenido en oxígeno frente a Tuckerton, en Nueva Jersey. Con anterioridad habían demostrado la capacidad de las bacterias para transformar el antiinflamatorio naproxeno.

Los investigadores hallaron que las dos comunidades microbianas estaban formadas por diferentes tipos de bacterias. Pero ambas transformaron de la misma manera los cuatro compuestos, que presentan una estructura química muy diferente. Las investigaciones futuras examinarán muestras de sedimentos de diversas ubicaciones para evaluar la persistencia a largo plazo de los compuestos transformados.

Fuente: Universidad Rutgers

Referencia: «Pharmaceuticals and personal care products can be transformed by anaerobic microbiomes in the environment and in waste treatment processes». Sarah J. Wolfson et al. en Environmental Toxicology and Chemistry, publicado en línea el 18 de marzo de 2019.

Artículos relacionados