Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

11 de Noviembre de 2020
Envejecimento

Los paseos por espacios naturales asombrosos aportan felicidad

Sobre todo durante la vejez, caminar por la naturaleza puede aliviar sentimientos como la tristeza y la soledad; en especial, si se buscan lugares que causen admiración.

Cultivar la capacidad de asombro mientras se pasea por la naturaleza aumenta las emociones positivas y disminuye las negativas que aceleran el declive propio de la edad. [iStock/ AscentXmedia]

A más edad, menos sentimientos positivos experimentamos. Los miedos, la depresión y la soledad tienden a aumentar con la vejez. Pero ¿existen medios sencillos para reducir esta propensión? Investigadores dirigidos por Virginia Sturm, de la Universidad de California, han tratado de averiguarlo. Con ese fin, se centraron en el estudio de una actividad de ocio sin coste alguno: caminar.

Para su investigación, publicada en la revista Emotion, pidieron a 60 personas de edades comprendidas entre los 60 y 90 años que salieran a caminar al menos 15 minutos semanales durante ocho semanas. A la mitad de los participantes se les indicó que se pasearan por lugares que les causaran asombro y respeto: por ejemplo, espacios grandes y extensos, donde uno mismo se siente pequeño. También les animaron a tomar una ruta diferente cada semana y a descubrir nuevos parajes. La otra mitad de voluntarios (grupo de control) practicó asimismo paseos semanales, pero no recibió ninguna otra instrucción.

Más alegres y prosociales

Antes, durante y después del experimento, los científicos valoraron el estado de ánimo de los sujetos mediante diversos cuestionarios. Además, todos los participantes se autoevaluaron antes, durante y después de los paseos individuales. El análisis de los datos obtenidos demostró que la tendencia a la ansiedad y depresión, así como la satisfacción general con la vida, no cambió durante el período de experimentación. Sin embargo, las personas que habían buscado oportunidades para sentir asombro y sobrecogimiento durante los paseos informaron de un mayor aumento de los sentimientos positivos a lo largo del tiempo en comparación con los sujetos del grupo de control. Este incremento se relacionaba, sobre todo, con el sentimiento de alegría, pero también con las emociones prosociales, como la gratitud y la compasión. Aunque la mayoría de los participantes pasearon solos, sentían una mayor conexión con otras personas y menos preocupaciones en el día a día.

Por otra parte, los caminantes mostraban una sonrisa cada vez más intensa en las fotografías que se tomaban con el teléfono móvil durante los paseos por lugares naturales extensos y asombrosos, y cada vez ocupaban menos espacio en las fotos: el entorno en el que se encontraban ganaba protagonismo. Los autores indican que el sobrecogimiento, una emoción positiva que se genera ante cosas vastas que no se comprenden de inmediato, reduce el enfoque en uno mismo, promueve la conexión social y las acciones prosociales al fomentar un «yo pequeño». Según concluyen, este tipo de paseos puede ser una manera fácil de aumentar el bienestar de las personas mayores e incluso, quizá, de frenar el declive cognitivo propio del envejecimiento.

Daniela Mocker

Rerferencia «Big smile, small self: Awe walks promote prosocial positive emotions in older adults». V. E. Sturm et al., publicado en línea en Emotion, 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.