11 de Enero de 2022
NEUROCIENCIA

Los perros pueden distinguir el habla de entre otros sonidos, así como diferenciar un idioma de otro

Los autores de un nuevo estudio afirman que su investigación representa la primera vez que se ha demostrado que un cerebro no humano detecta el lenguaje.

Muchos animales pueden identificar patrones auditivos en el habla humana, pero resulta que los perros son particularmente buenos en hacerlo. [Pixabay]

Muchos animales pueden identificar patrones auditivos en el habla humana, pero resulta que los perros son particularmente hábiles en ello.

No es ningún secreto que los perros son bastante especiales cuando se trata de cuán interesados ​​​​están en los humanos y cómo interactúan con nosotros. Pero ¿hasta qué punto captan las sutilezas de nuestro lenguaje? ¿Lo perciben claramente como un habla, a diferencia de otros sonidos que llegan a sus oídos? ¿Están procesando lo que hablamos incluso cuando no pronunciamos sus palabras favoritas? Un nuevo estudio publicado en NeuroImage sugiere que es así.

Hace casi cuatro años, los neurocientíficos Laura Cuaya y Raúl Hernández-Pérez se mudaron de México a Budapest con sus dos border collies y un gato. Cuando se dieron cuenta de lo diferente que era estar rodeado de personas que hablaban húngaro en lugar de su español nativo, se preguntaron si sus compañeros caninos también lo habían notado.

Cuaya y Hernández-Pérez trabajan en un grupo de investigación de la Universidad Eötvös Lórand, en Hungría, que estudia la evolución de la percepción del habla en mamíferos, incluidos los perros, con herramientas como la resonancia magnética funcional (RMf), que detecta los cambios en el flujo sanguíneo cerebral. Más sangre fluyendo a una región específica del cerebro significa más activación, lo que permite a los investigadores vislumbrar cambios en la actividad cerebral en respuesta a ciertos estímulos.

En 2016, el grupo universitario demostró que los perros activan diferentes vías neuronales para reconocer el significado de las palabras que cuando lo hacen para detectar cambios en la entonación emocional. Pero nadie sabía si los animales podían distinguir el habla humana real de sonidos ligeramente diferentes que no constituían una larga cadena de palabras. Y nadie sabía si un perro podía detectar cuando una persona hablaba un idioma diferente.

Los investigadores reclutaron a 18 perros que vivían con familias, incluidos los border collies, Kun-Kun y Odín, que habían venido de México. Los perros estaban familiarizados con el húngaro o el castellano, pero no con ambos, y habían sido entrenados previamente para permanecer quietos en una máquina de resonancia magnética funcional. A través de un par de auriculares con cancelación de ruido, los perros escucharon pasajes de El Principito de Antoine de Saint-Exupéry en español o húngaro.

En los resultados de la RMf, los investigadores vieron que se iluminaban las mismas áreas del cerebro, pero con diferentes patrones de activación, dependiendo de si los perros escuchaban la historia en su idioma nativo o en uno nuevo, lo que sugiere que estaban procesando neurológicamente las diferencias entre los dos idiomas.

Luego, los investigadores intentaron probar si los perros respondían a características específicas intrínsecas a cada idioma. ¿Estaban los animales reaccionando a los cambios reales en los patrones del habla (por ejemplo, que las palabras húngaras enfatizan la primera sílaba) o simplemente respondían a las diferencias básicas en las firmas auditivas fundamentales entre los dos idiomas (alteraciones en los tonos que ocurren durante la pronunciación de las vocales)? Probaron esto reproduciendo grabaciones en las que el discurso de la historia había sido distorsionado, lo que resultó en algarabías que «sonaban» como húngaro o español. Nuevamente, el equipo vio diferentes patrones en la actividad cerebral cuando un perro escuchó el habla humana real en lugar de una algarabía similar al habla, aunque los investigadores aún no pueden decir si esto es evidencia de que los perros pueden reconocer el habla humana como habla (sonidos unidos de una manera significativa para los humanos para comunicarse entre sí), o si su cerebro solo estaba respondiendo al sonido más natural en comparación con las algarabías de sonido extraño. Sin embargo, no hubo cambios en la actividad cerebral entre escuchar algarabías en español y algarabías en húngaro, lo que implica que el cerebro de los caninos no solo respondía a las diferentes cualidades tonales.

En conjunto, el estudio muestra que los cerebros de los perros pueden detectar una diferencia entre el habla y los sonidos parecidos al habla e incluso pueden diferenciar diferentes idiomas humanos. «Esta es la primera vez que demostramos que un cerebro no humano puede distinguir el lenguaje», dice Cuaya, y señala que mientras que otros animales pueden ser entrenados para escuchar una diferencia entre los idiomas humanos, los perros pudieron hacerlo sin un entrenamiento explícito. «Es un nuevo estudio realmente genial sobre la percepción del habla de los perros», dice la científica de comportamiento animal Holly Root-Gutteridge de la Universidad de Lincoln en Inglaterra, que no participó en el trabajo.

«Muchas personas simplemente asumen que cuando hablamos, los perros solo escuchan ‘bla, bla, bla’», dice Root-Gutteridge, pero en realidad captan nuestros ritmos del habla y cómo sonamos cuando hablamos un idioma.

Los resultados también tienen algunas implicaciones evolutivas interesantes. «Algo realmente interesante de los perros y los humanos es que ambas especies son extremadamente diferentes», evolutivamente hablando, dice Hernández-Pérez. «Pero hay un punto en la evolución de humanos y perros en el que ambas especies estuvieron expuestas a entornos sociales complejos». Y aunque existen diferencias biológicas y evolutivas en la estructura del cerebro, ambas especies han desarrollado diferentes formas de detectar cambios en los patrones del habla humana –aunque se necesitan experimentos futuros para analizar si los perros tienen regiones cerebrales dedicadas a detectar cambios en el habla humana que fueron perfeccionadas a lo largo de eones de pasar tiempo con humanos, o si su habilidad representa un reconocimiento de patrón auditivo más general—.

Cuaya agrega que, aunque muchos animales son capaces de reconocer patrones auditivos, los perros son únicos por su persistente interés en los humanos. «Lo maravilloso de los perros es que quieren cooperar», dice ella. «Quieren entendernos.»

Annie Melchor

Referencia: «Speech naturalness detection and language representation in the dog brain». L. Cuaya et. al. en NeuroImage, 12 de diciembre de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.