Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2012
Cognición

Los polifenoles mejoran la función cognitiva

El consumo de alimentos típicos de la dieta mediterránea, como el aceite de oliva y las nueces, favorece el funcionamiento cognitivo.

El consumo de alimentos típicos de la dieta mediterránea que contienen polifenoles favorece la función cognitiva. [Wikimedia Commons / Tamorlan / CC BY 3.0]

El aceite de oliva virgen mejora la memoria verbal, las nueces fortalecen la capacidad mnésica operativa, y la ingesta moderada de vino beneficia la función cognitiva global. En otras palabras, el consumo de alimentos típicos de la dieta mediterránea favorece la función cognitiva, por lo que ayuda a minimizar el descenso natural en el rendimiento cognitivo, principalmente en la memoria, que se da durante la vejez.


Dieta mediterránea para recordar mejor

Con el  objetivo de  evaluar si el consumo de alimentos antioxidantes propios de la dieta mediterránea se asocia con una mejor cognición, investigadores de la Unidad de Lípidos del Hospital Clínico de Barcelona han llevado a cabo un estudio con un total de 447 personas con edades comprendidas entre los 55 y los 80 años y, aunque sanos, con alto riesgo de padecer un trastorno cardiovascular.

Los voluntarios respondieron un cuestionario sobre la frecuencia de consumo de alimentos; asimismo realizaron pruebas neuropsicológica ideadas para determinar su rendimiento cognitivo, sobre todo, el relacionado con la memoria. Por otra parte, los investigadores midieron la excreción de polifenoles en orina como marcador de la ingesta de dichos componentes antioxidantes que se hallan presentes en numerosos alimentos mediterráneos.
 
Según las puntuación obtenidas por los probandos, el consumo de aceite de oliva virgen, así como el de café, se asocia con un mejor rendimiento en memoria verbal. Por su parte, la ingesta de nueces revela una mejora en la memoria de trabajo, mientras que el consumo moderado de vino beneficia a la función cognitiva global.

Todos estos alimentos se caracterizan por tener un alto contenido en polifenoles, unas moléculas altamente bioactivas con efectos beneficiosos sobre la modulación de los radicales libres causados por la oxidación. (Se ha descrito que el estrés oxidativo y la inflamación consecuente son los principales causantes de la patología asociada a trastornos relacionados con la edad.) De hecho, los voluntarios que presentaban niveles más elevados de polifenoles en la orina obtuvieron mejores puntuaciones en las pruebas de memoria.


Estrés oxidativo y envejecimiento

Tales resultados sugieren que los alimentos ricos en polifenoles propios de la dieta mediterránea contrarrestan el declive cognitivo asociado con el envejecimiento gracias a su elevado poder antioxidante.

Según los investigadores, el seguimiento longitudinal de los probandos permitirá ahondar en el potencial que la dieta mediterránea y sus componentes albergan para mantener un buen funcionamiento cognitivo con el paso del tiempo, así como para reducir la incidencia de la enfermedad de Alzheimer.

Más información en Journal of Alzheimers Disease

Fuente: Hospital Clínico de Barcelona

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.