11 de Marzo de 2022
Física aplicada

Los sanfermines revelan la dinámica de las multitudes en peligro

Un estudio analiza el comportamiento de los corredores en los encierros de Pamplona para tratar de entender cómo reaccionan las muchedumbres ante situaciones de riesgo.

Varios corredores esquivan a los toros en un encierro de los sanfermines de 2013. [mmeee/iStock]

Una de las últimas cosas con las que querría toparse un viandante es con un toro de lidia. Sin embargo, cada mes de julio, miles de personas abarrotan voluntariamente las estrechas calles de Pamplona para correr junto a seis agitados morlacos. Aunque el recorrido completo es de tan solo 875 metros, la mayoría de los corredores no lo completan debido a la enorme cantidad de gente y a la vertiginosa velocidad de los animales. Y es que los astados recorren una media de casi 6 metros por segundo.

Hay quien critica esta tradición como temeraria y cruel, pero para algunos investigadores representa un ejemplo fascinante de cómo responden las multitudes ante el peligro, una situación difícil de reproducir en un estudio científico. «No se pueden hacer experimentos que pongan a personas en una situación de riesgo para ver qué sucede», señala Daniel Parisi, que estudia la dinámica de los peatones en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires. Pero en Pamplona, añade, la gente está deseando ponerse en peligro.

Para estudiar la respuesta colectiva de los corredores a los toros desbocados, Parisi y sus colaboradores grabaron dos de los encierros de 2019. Colocaron cámaras a lo largo de la famosa calle Estafeta, donde el recorrido se estrecha como un embudo, y siguieron los movimientos de corredores y astados fotograma a fotograma. En el trabajo participaron Ángel Garcimartín e Iker Zuriguel, del Departamento de Física y Matemática Aplicada de la Universidad de Navarra.

Sus conclusiones, publicadas en Proceedings of the National Academy of Sciences, ponen en tela de juicio un principio básico de la dinámica peatonal: la gente va más despacio cuando aumenta la densidad de la muchedumbre. Al igual que los coches que avanzan a paso de tortuga en un atasco, los viandantes suelen reducir la velocidad para evitar chocar con otros. Sin embargo, un toro de 600 kilogramos pone patas arriba esta relación: los corredores de Pamplona aceleran para seguir el ritmo de los animales y evitar sus cuernos. Incluso con otros corredores cerca, explica Parisi, «cuando se aproxima un toro, quieren correr lo más rápido posible, cueste lo que cueste».

Pero uno tampoco puede moverse arbitrariamente deprisa. Los investigadores comprobaron que, a medida que aumentaba la velocidad y la densidad de los corredores, los más rápidos tenían más probabilidades de tropezar con otros y caerse. Y las caídas múltiples pueden generar grandes montoneras que provocan lesiones y, en ocasiones, resultan mortales.

En las zonas comerciales atestadas de gente no suelen producirse estampidas de toros, pero Parisi espera que las conclusiones del trabajo permitan comprender cómo responden las multitudes a otros tipos de situaciones peligrosas. Alethea Barbaro, investigadora de la Universidad de Tecnología de Delft ajena al estudio, está de acuerdo en que los resultados tienen implicaciones en el mundo real.

Barbaro, que ha modelizado fenómenos que van desde las migraciones de peces hasta las disputas territoriales entre bandas, señala que los datos de Pamplona podrían ayudar a calibrar modelos de multitudes angustiadas que resulten útiles para el diseño arquitectónico y la planificación de evacuaciones. Además, afirma, «esos modelos darían pistas al personal de respuesta a emergencias sobre cómo evitar las tragedias relacionadas con multitudes que vemos regularmente en las noticias».

Jack Tamisiea

Referencia: «Pedestrian dynamics at the running of the bulls evidence an inaccessible region in the fundamental diagram», Daniel R. Parisi et al. en Proceedings of the National Academy of Sciences, vol. 118, art. e2107827118, 6 de diciembre de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.