Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

18 de Septiembre de 2019
Psicología

Los traumas de los padres refugiados afectan a sus hijos

Los niños de personas refugiadas con trastorno por estrés postraumático tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas psiquiátricos.

Los niños y adolescentes de padres refugiados con trastorno por estrés postraumático presentan más posibilidades de padecer trastornos conductuales y emocionales, entre otros. iStock/ Bestgreen screen]

Con frecuencia, el trastorno por estrés postraumático (TEPT), una respuesta tardía al trauma, afecta a los refugiados que huyen de la guerra y el conflicto. Según han constado investigadores de la Universidad de Copenhague, los hijos de estas personas corren un mayor riesgo de padecer problemas psiquiátricos. El trabajo se publica en The Lancet Public Health.

Para su estudio, los investigadores analizaron los datos de personas refugiadas que llegaron a Dinamarca entre enero de 1995 y diciembre de 2015 y a las que se otorgó un permiso de residencia. En total, examinaron los datos de 51.793 hijos de refugiados. Entre otras cosas, comprobaron si los niños de refugiados con el diagnóstico de TEPT requerían más la ayuda del sistema psiquiátrico, de forma ambulatoria o como paciente internado en un hospital, que los de refugiados sin dicho trastorno.

Según hallaron, los niños y adolescentes que tenían uno o los dos progenitores con TEPT presentaban un mayor riesgo de problemas psiquiátricos. En concreto, si ambos tenían TEPT, los hijos presentaban un 75 por ciento más de probabilidades de acudir al sistema psiquiátrico antes de cumplir 18 años. Si se trataba solo de la madre, tenían un riesgo de un 55 por ciento, y si era el padre el que padecía el trastorno, la probabilidad era del 49 por ciento. Los trastornos psiquiátricos más usuales en los hijos fueron los trastornos conductuales y emocionales, nerviosos y del desarrollo. Ello, con independencia de si los niños habían huido a Dinamarca o habían nacido en el país de acogida.

Padres más estresados

El TEPT puede causar insomnio, pesadillas, problemas de memoria y concentración, entre otros síntomas, de manera que afecta la vida diaria y la dinámica de toda la familia. Pero, como enfatizan los autores, estos no son «malos padres», sino que, debido a su trastorno, se encuentran estresados. «Es un grupo vulnerable que puede estar más estresado por las incertidumbres sobre la residencia temporal y otras condiciones socioeconómicas. Sabemos por otras investigaciones que las condiciones sociales se hallan relacionadas con enfermedades», indica Marie Louise Norredam, una de las autoras del estudio, en un comunicado de prensa.

«Si queremos asegurarnos de que estos niños tengan un futuro y unas oportunidades adecuadas, tenemos que hacer algo. Es necesario centrarse en cómo podemos tomar precauciones y asegurar una detección más temprana, así como desarrollar opciones de tratamiento para los niños y sus familias», concluye Marie Louise Norredam, de la Universidad de Copenhague y autora principal del estudio.

Fuente: Universidad de Copenhague

Referencia: «Risc of childhood psychiatric disorders in children of refugee parents with post-traumatic stress disorder: a nationwide, register-based, cohort study». por Marie Louise Norredam et al. en The Lancet Public Health, vol. 4, n.o 7, 2019.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.