Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 11/06/2015

NANOMEDICINA

Nanopartículas para combatir las infecciones crónicas

Una nueva estrategia basada en la nanotecnología trata las infecciones difíciles de curar causadas por biopelículas bacterianas.

Journal of Controlled Release

Menear

Las bacterias infecciosas que forman biopelículas resultan difíciles de tratar. En la imagen, bacterias de Staphylococcus aureus unidas por una biopelícula. [Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades]

Numerosos tipos de bacterias infecciosas se sirven de su comportamiento colectivo para hacernos enfermar. Segregan moléculas pegajosas que acaban formando un tapete, o biopelícula. Inmersas en ella, las bacterias quedan resguardadas del ataque de las células inmunitarias o de los fármacos.

Las infecciones causadas por estas bacterias constituyen una gran amenaza para los pacientes hospitalizados y los que presentan implantes médicos y heridas crónicas, además de ser la causa principal de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y la fibrosis quística.

Existe una necesidad urgente de idear nuevas estrategias terapéuticas para luchar contra las infecciones causadas por bacterias que forman biopelículas, ya que los antibióticos actuales no consiguen eliminarlas. Una de esas estrategias ha sido desarrollada por investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), la Universidad Autónoma de Barcelona y el Instituto de Investigación Valle de Hebrón.

Los expertos crearon nanopartículas de ácido poliláctico-co-glicólico cargadas con el antibiótico ciprofloxacina y activadas con desoxirribonucleasa I (DNasa I), una enzima con capacidad de digerir el ADN. Comprobaron la actividad de las nanopartículas en biopelículas de Pseudomonas aeruginosa, una bacteria que suele causar problemas pulmonares en pacientes con fibrosis quística. Los resultados se compararon con los de ciprofloxacina soluble libre y los de ciprofloxacina encapsulada en nanopartículas sin tratar recubiertas con polilisina.

«Nuestra estrategia con nanopartículas constituye un cambio de paradigma en el tratamiento de las biopelículas, ya que además de la liberación de ciprofloxacina de un modo controlado, son capaces de atacar y desmontar la biopelícula al degradar el ADN extracelular que estabiliza su matriz», explica Eduard Torrents, responsable del grupo de Infecciones bacterianas y terapias antimicrobianas del IBEC.

Las nanopartículas activadas con DNasa I no solo evitaron la formación de nuevas biopelículas, sino que también redujeron la masa, el tamaño y la densidad celular de las ya existentes. Además, demostraron una eficacia mucho mayor que las otras formulaciones de nanopartículas sin tratar o de ciprofofloxacina libre.

Los prometedores resultados obtenidos, junto con la citotoxicidad mínima de las nuevas nanopartículas, abren nuevas vías hacia la erradicación de las biopelículas bacterianas y y el tratamiento de infecciones bacterianas persistentes.

Más información en Journal of Controlled Release

Fuente: IBEC / IyC

Artículos relacionados