Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

14 de Marzo de 2019
Demencia

No todos los cerebros dementes son iguales

La importancia de la etnia. A diferencia de caucásicos y afroamericanos, en personas hispanas, el alzhéimer se presenta junto con alteraciones cardiovasculares. Ello se conoce como demencia mixta.

Un trabajo reciente sugiere que el cerebro demente hispano difiere del caucásico o el afroamericano. En la imagen, neuronas de un paciente con alzhéimer con placas de péptido amiloide beta. [iStock/selvanegra]

A pesar de la diversidad étnica de la población humana, la mayoría de estudios científicos no reflejan dicha realidad, pues únicamente incluyen participantes caucásicos. Ello supone un importante sesgo que puede dificultar la identificación de los distintos factores que contribuyen al desarrollo de una enfermedad.

Por consiguiente, en su investigación más reciente, publicada por la revista Journal of Alzheimer's Disease, Charles DeCarli y su equipo, de la Universidad de California en Sacramento, trabajaron con pacientes dementes de distinto origen étnico. En total, participaron 360 personas caucásicas, 35 afroamericanas y 28 hispanas, de 81 años de edad promedio en el momento de su defunción. El 52 por ciento de ellas, varones.

Y los resultados confirmaron la importancia de considerar la diferencia. En concreto, revelaron que los hispanos tienen una mayor probabilidad, 54 por ciento, de desarrollar alzhéimer en combinación con enfermedades cardiovasculares, que los afroamericanos, 40 por ciento, y los caucásicos, 28 por ciento. En estos dos últimos grupos, por el contrario, el 43 por ciento de los pacientes presentaron la enfermedad de Alzheimer como patología única, frente al 14 por ciento del conjunto latino.

El análisis de las muestras de tejido cerebral post-mortem requirió la realización de una cuidadosa disección, tinción, observación y catalogación de los especímenes. Así, zonas como la corteza prefrontal, el hipocampo o el cerebelo se examinaron a fin de detectar agregados proteicos característicos del alzhéimer, o bien lesiones ocasionadas por accidentes cerebrovasculares como el ictus.

Los científicos no descartan que el estatus socio-económico, el nivel educativo o la tradición cultural puedan influir en factores de riesgo, como los cardiovasculares, implicados en la aparición de enfermedades. De hecho, las alteraciones del sistema vascular son frecuentes tanto en la comunidad hispana como en la afroamericana; a la vez que nuevas evidencias postulan su participación en el desarrollo de la demencia.

En conclusión, DeCarli y sus colaboradores señalan que el hallazgo confirma la necesidad de implementar estrategias terapéuticas personalizadas en la práctica clínica. Asimismo, destacan que descifrar la complejidad de la pérdida cognitiva requerirá realizar nuevos estudios, con mayor número de participantes que representen la diversidad de la población humana.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Neuropathological diagnoses of demented hispanic, black and non-hispanic white descedents seen at an Alzheimer's disease center», de T. J. Filshtein et al., en Journal of Alzheimer's Disease; 68, pp 145-158, publicado el 12 de marzo de 2019.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.