5 de Octubre de 2015
PREMIOS NOBEL

Nobel de fisiología o medicina 2015

Se recompensa el descubrimiento de tratamientos contra enfermedades parasitarias devastadoras, entre ellas la malaria.

William C. Campbell, Satoshi Ōmura y Youyou Tu. [© nobelprize.org]

El Instituto Karolinska ha premiado a partes iguales, por un lado, al estadounidense William C. Campbell, de la Universidad de Drew en Madison, y al japonés Satoshi Omura, de la Universidad de Kitasato, y, por otro, a la china Tu Youyou, de la Academia de Medicina Tradicional China.

William C. Campbell y Satoshi Omura identificaron una sustancia, la avermectina, cuyos derivados han reducido drásticamente la incidencia de la oncocercosis y de la filariasis linfática, además de demostrar ser eficaces contra un número creciente de otras enfermedades parasitarias. Youyou Tu descubrió la artemisinina, un medicamento que ha reducido de forma notable la mortalidad de los pacientes que sufren malaria.

Infecciones parasitarias devastadoras

Existe una gran variedad de parásitos que causan enfermedades. Un grupo importante son los gusanos parásitos (helmintos), que afligen alrededor de un tercio de la población mundial, sobre todo en el África subsahariana, Asia meridional y Cetnroamérica y Sudamérica. La oncocercosis provoca la inflamación crónica de la córnea y, en última instancia, da lugar a ceguera. La filariasis linfática causa inflamación crónica y lleva a una vida estigmatizante e incapacitante con síntomas como la elefantiasis (linfedema) y el hidrocele testicular. La malaria es una enfermedad transmitida por mosquitos y está causada por parásitos unicelulares (protozoos) que invaden los glóbulos rojos, causando fiebre y, en algunos casos, daño cerebral grave y muerte.

Los descubrimientos

Satoshi Omura, microbiólogo y experto en el aislamiento de productos naturales, se centró en un grupo de bacterias, Streptomyces, que viven en el suelo y se sabe que producen una gran cantidad de sustancias con actividad antibacteriana. Omura aisló nuevas cepas de Streptomyces a partir de muestras de suelo, las cultivó en el laboratorio y seleccionó las más prometedoras, unas 50 de ellas, con la intención de que se analizara su actividad frente a microorganismos patógenos.

William C. Campbell, experto en biología parasitaria, obtuvo las cepas de Streptomyces aisladas por Omura y exploró su eficacia. Campbell demostró que uno de los cultivos presentaba una actividad notable contra los parásitos que atacan a los animales domésticos y de granja. El producto se purificó y se denominó avermectina, que fue modificado más tarde en un compuesto más eficaz, la ivermectina. Esta se ensayó posteriormente en humanos con infecciones parasitarias y se vio que destruía las larvas de los parásitos (microfilarias). En conjunto, las contribuciones de Omura y Campbell han levado al desarrollo de una nueva clase de fármacos con una eficacia extraordinaria contra las enfermedades parasitarias.

La malaria se trataba tradicionalmente con cloroquina o quinina, pero con escaso éxito. A finales de 1960, los esfuerzos para erradicar la enfermedad habían fracasado y el mal iba extendiéndose. En ese momento, Youyou Tu se centró en la medicina tradicional china basada en las plantas con el objetivo de desarrollar nuevas terapias contra la malaria. Descubrió que un extracto de la planta medicinal Artemisia annua ensayado en animales infectados ofrecía resultados prometedores. Sin embargo, los datos eran heterogéneos, por lo que Tu revisó la bibliografía antigua y, en última instancia, logró extraer el principio activo de Artemisia annua, denominado artemisinina. La sustancia se mostró muy eficaz contra el parásito de la malaria, tanto en los animales infectados como en los humanos. La artemisinina representa una nueva clase de antipalúdicos que matan con rapidez los parásitos en una etapa temprana de su desarrollo, lo que explica su potencia sin precedentes en el tratamiento de la malaria grave.

Los descubrimientos de la avermectina y de la artemisinina han proporcionado a la humanidad nuevos y potentes medios para combatir estas enfermedades debilitantes que afectan a cientos de millones de personas cada año.

Más información en Nobelprize.org

Fuente: Fundación Nobel

 

Consulta todos nuestros artículos escritos por premios nóbel.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.