Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

8 de Abril de 2014
TECNOLOGÍA

Parche inteligente

Un dispositivo electrónico aplicado en la piel podría abrir camino al desarrollo de la medicina personalizada basada en la tecnología ponible.

Parche de tela delgada que controla los temblores provocado por la enfermedad de Parkinson y libera el medicamento de manera automática y regular. [Donghee Son / Jongha Lee / Universidad Nacional de Seúl ]

El párkinson es un trastorno neurológico que causa alteraciones en el movimiento de los músculos, tales como los temblores incontrolados de sus extremidades. Por esa razón, los pacientes que padecen dicha enfermedad necesitan asumir con cierta frecuencia un tipo de medicación para controlar su función motriz autónoma. Ahora, un grupo internacional de investigadores, liderados por Dae-Hyeong Kim de la Universidad Nacional de Seúl, ha desarrollado un parche capaz de suministrar de manera automática y regular el fármaco a dichos pacientes.

En concreto, los científicos han fabricado un sistema que libera una serie de pequeñas dosis «a medida», mediante un sensor de detección de temblores. Para ello, el nuevo dispositivo realiza un seguimiento de estos movimientos en el tiempo mediante una memoria de acceso aleatorio resistivo (resistive random-access memory o RRAM). De esta manera, los investigadores han creado el primer sistema de almacenamiento flexible de datos para dispositivos ponibles.

Según ha publicado la revista Nature Nanotechnology, Kim y sus colaboradores lo han incorporado en una tela delgada juntamente a un sistema de suministración de fármacos. La capa inferior del nuevo parche, la que se pega sobre la piel, está cubierta por nanopartículas porosas de sílice cargadas de medicamento. A diferencia de un parche de nicotina, el nuevo dispositivo libera el medicamento únicamente cuando el organismo lo requiere. Un pequeño aparato, que desarrolla la función de calefactor, calienta automáticamente las nanopartículas, provocando el desprendimiento del fármaco directamente en la piel. Un sensor de temperatura evita que todo el dispositivo se sobrecaliente y cause quemaduras cutáneas al paciente.

Debido a la ausencia de pilas y procesadores flexibles para este tipo de dispositivos electrónicos, el parche utiliza una fuente de alimentación y un sistema de procesamiento externos. Este presenta una extensión equiparable a la de una tirita de tamaño medio, y un espesor inferior al de una moneda de diez céntimos de dólar. En la opinión de Kim, el hecho de que sea tan fino «podría representar un gran problema, pues el paciente podría olvidar que lo lleva y seguir tomando el medicamento».

A pesar de sus beneficios, los dispositivos electrónicos flexibles resultan incómodos y, hoy en día, aún se fabrican solamente en los laboratorios universitarios. El mismo Kim admite que queda mucho camino por recorrer antes de su adopción a gran escala, pero también propone integrarlos en los teléfonos y los relojes inteligentes, los cuales podrían proporcionar la energía necesaria para su funcionamiento.

En estos momentos, el investigador está trabajando en el desarrollo de un nuevo método que prevé el uso de antenas inalámbricas en los smarphones para transportar energía a lo largo de distancias cortas, a fin de recargar o incluso sustituir las baterías en los dispositivos portátiles. La transmisión de datos a un dispositivo externo también podría reducir el consumo de energía de los nuevos parches y disminuir, por tanto, sus costes de producción.

Más información en Nature Nanotechnology.

Fuente: Science

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.