Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

6 de Mayo de 2021
Cognición

¿Perjudica ser «demasiado inteligente»?

Al contrario de lo que se suele pensar, ser excepcionalmente inteligente no conlleva una vida menos satisfactoria.

Una capacidad cognitiva excepcional es generalmente ventajosa y pocas veces perjudicial. [iStock/ Gorodenkoff]

Las historias sobre personas que tienen una vida difícil a pesar de su gran inteligencia o a causa de ella son frecuentes en la gran y pequeña pantalla. Pero ¿es cierto este tópico? Un análisis de cuatro estudios longitudinales sugiere lo contrario. Según afirman los científicos dirigidos por Matt Brown, del Instituto de Autismo y Medicina del Desarrollo de Geisinger en Lewisburg: «Las capacidades cognitivas superiores suelen ser ventajosas y prácticamente nunca perjudiciales». Los resultados se publican en Perspectives on Psychological Science.

Para su estudio, los investigadores analizaron los datos de casi 50.000 personas que habían realizado pruebas cognitivas en la infancia o adolescencia. La muestra más antigua incluía a unos 10.000 adolescentes seleccionados al azar en Wisconsin y que se graduaron en 1957; los participantes más jóvenes habían nacido en Estados Unidos entre 1980 y 1984 y fueron entrevistados 17 veces desde entonces. Otra cohorte estadounidense nacida alrededor de 1960 proporcionó información sobre sus capacidades cognitivas y condiciones de vida hasta en 26 ocasiones. Una muestra británica incluía a más de 16.000 personas nacidas en 1970, que informaron sobre sus condiciones vitales a la edad de 10 y 46 años.

Como factores para evaluar la prosperidad en la vida, los autores examinaron, entre otros, el nivel educativo, los ingresos, la satisfacción laboral, la salud física y mental, los contactos sociales y la implicación en tareas de voluntariado. Se centraron en las áreas de la vida en las que un rendimiento cognitivo bajo o medio resultaba más beneficioso que una inteligencia elevada. Pero solo encontraron seis efectos negativos entre más de 200 posibles (por ejemplo, en los hábitos de sueño y la satisfacción laboral). Sin embargo, estos efectos resultaron débiles y no se registraron en todas las muestras y grupos de edad.

Entonces, ¿por qué existe la creencia popular de que un cociente de inteligencia alto se acompaña de un lado oscuro? Hay varias teorías al respecto, algunas de las cuales también discuten los investigadores. Entre otros argumentos, se considera plausible una falacia: cuando las personas con una alta capacidad cognitiva fracasan en la vida, se culpa a su inteligencia, ya que es la característica en la que destacan. En el caso de la inteligencia media, se utilizan otros rasgos como explicación, entre ellos, la falta de empatía.

Por supuesto, la inteligencia no es garantía de una vida próspera, reconocen los autores. También intervienen otros factores, como el esmero, el entorno y el azar.

Christiane Gelitz

Referencia: «Can you ever be too smart for your own good? Comparing linear and nonlinear effects of cognitive ability on life outcomes» Matt I. Brown, publicado en línea en Perspectives on Psychological Science, marzo de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.