2 de Febrero de 2022
Meteorología

¿Por qué son distintas las nubes del hemisferio sur?

La menor polución y las corrientes de aire ascendente explican por qué las nubes del hemisferio sur reflejan más radiación solar que las del norte.

La región comprendida entre los 40 y 50 grados de latitud sur, caracterizada por sus intensos e incesantes vientos (conocidos como los «rugientes cuarenta» y «furiosos cincuenta»), podría considerarse una de las grandes cocinas meteorológicas del planeta. Y, curiosamente, sus nubes difieren de las observadas en las latitudes medias y altas del hemisferio norte.

Y es que las nubes del hemisferio sur reflejan más radiación solar. En un estudio publicado en Atmospheric Chemistry and Physics, Martin Radenz, del Instituto Leibniz de Investigación Troposférica de Leipzig, y sus colaboradores explican el porqué de esta diferencia. 

Durante un período de tres años entre 2018 y 2021, el equipo recopiló datos sobre aerosoles, nubosidad, viento y precipitaciones en la ciudad de Punta Arenas, situada en el sur de Chile, y los comparó con los obtenidos en Leipzig y Chipre. Los investigadores tenían pensado recoger datos solo durante un año, pero las restricciones de viaje causadas por la crisis del coronavirus les obligaron a ampliar el período de medición.

Como contrapartida, sus instrumentos también pudieron registrar las consecuencias de los grandes incendios forestales que asolaron Australia en 2019 y 2020, cuyas nubes de humo se desplazaron hasta Sudamérica. «Como el aire en el sur de Chile está muy limpio, ese tipo de contaminación atmosférica resultó perceptible de inmediato y puso de relieve las repercusiones climáticas globales de los grandes incendios forestales», apunta el equipo de Radenz.

El hecho de que el aire de la región esté tan limpio influye en la nubosidad de las capas atmosféricas medias y altas. Debido a que las masas de aire húmedo se desplazan sobre zonas oceánicas extensas y poco transitadas, y a que la población en tierra firme también es escasa, el aire contiene pocos aerosoles.

«Un menor número de partículas suspendidas se traduce en menos núcleos de congelación. Pero son justo esos núcleos los que permiten que las gotas de las nubes formen cristales de hielo a temperaturas de entre 0 y −40 grados Celsius», explica Patric Seifert, investigador del Instituto Leibniz y coautor del estudio.

Por lo tanto, las nubes presentes en las latitudes medias del hemisferio sur se congelan menos y contienen más agua líquida que las del hemisferio norte a una misma temperatura. Y eso hace que reflejen más luz solar, lo que a su vez repercute en la radiación térmica de la Tierra.

Sin embargo, la mayor limpieza del aire no es la única razón que explica las diferencias. En la formación de las nubes también influyen las ondas de gravedad atmosféricas, como las que se generan cuando los vientos del oeste chocan contra la cordillera andina y se ven desplazados hacia arriba.

«Midiendo las corrientes ascendentes y descendentes en el interior de las nubes, logramos identificar las nubes que se habían visto afectadas por esas ondas y eliminarlas de las estadísticas generales. Eso nos permitió demostrar que las ondas de gravedad atmosféricas, y no la escasez de núcleos de hielo, son la principal causa del exceso de gotas en las nubes a temperaturas inferiores a −25 grados Celsius», detalla Radenz.

Sin embargo, no queda claro si las ondas de gravedad atmosféricas constituyen solo un fenómeno local o con qué frecuencia se generan en mar abierto. Futuras investigaciones en regiones como los Alpes Neozelandeses o la península antártica se encargarán de dilucidarlo. A largo plazo, los datos deberían servir para mejorar los modelos climáticos globales, que todavía no son capaces de representar el balance radiativo del hemisferio sur con suficiente precisión.

Daniel Lingenhöhl

Referencia: «Hemispheric contrasts in ice formation in stratiform mixed-phase clouds: disentangling the role of aerosol and dynamics with ground-based remote sensing», Martin Radenz et al. en Atmospheric Chemistry and Physics, vol. 21, págs. 17969-17994, 8 de diciembre de 2021.

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.