Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 26/03/2019

Reproducción

Restaurar la fertilidad en pacientes con cáncer infantil

En macacos, obtienen esperma viable tras la congelación, y posterior implantación, de tejido testicular inmaduro. Ello podría ayudar a niños y adolescentes estériles a consecuencia de los distintos tratamientos antitumorales.

Science

Menear

Muestran que la criopreservación de tejido testicular púber, y posterior implante para su maduración, permitiría obtener espermatozoides funcionales que aseguraran la reproducción de supervivientes de cáncer infantil. En la imagen, espermatocitos humanos. [Wikimedia Commons]

También te puede interesar

Comprender el cáncer Comprender el cáncer Ene/Mar 2015 Nº 79

¿Cómo se origina y se propaga el cáncer? ¿De qué herramientas disponemos para hacerle frente? Descubre en este monográfico los avances en el conocimiento de la biología del cáncer, los tratamientos innovadores para luchar contra la enfermedad y las repercusiones psicológicas que se producen en los pacientes.

Más información

El 30 por ciento de los supervivientes de un cáncer infantil experimentará problemas de fertilidad en edad adulta. Tanto la quimioterapia como la radioterapia, y otros tratamientos oncológicos pueden afectar de forma permanente a las células madre que darán lugar a los espermatozoides.

En hombres adultos, la congelación del esperma permite preservar la posibilidad de reproducirse en un futuro. Sin embargo, esta técnica no puede aplicarse en niños y adolescentes, ya que sus testículos no producen espermatocitos. Ahora, un nuevo estudio, publicado por la revista Science, propone una estrategia para criopreservar el tejido testicular pueril, y, con posterioridad, inducir su madurez a fin de restaurar la fertilidad.

Los experimentos, liderados por Kyle E. Orwig y su equipo de la Universidad de Pittsburg, en colaboración con científicos de las Universidades de Texas y Calgary, se realizaron en macacos Rhesus (Macaca mulatta).

Los investigadores extirparon los testículos de los primates juveniles, para diseccionarlos en trozos pequeños, de entre 9 y 20 milímetros cúbicos, y congelarlos. 7 meses después, el tejido testicular se implantó de nuevo bajo la piel de la espalda o del saco escrotal, la cubierta que engloba y almacena los testículos, de los animales. Tras unas semanas, una vez alcanzada la pubertad, los implantes maduraron y, en consecuencia, los niveles en sangre de testosterona de los macacos aumentaron.

Asimismo, el análisis del tejido reveló la presencia de espermatozoides vivos y viables. Una vez recolectados, los científicos usaron el esperma para fertilizar diferentes óvulos. Un total de 11 embriones fueron implantados en 6 macacos de sexo femenino, pero solo uno llegó a término: una hembra a la que llamaron Grady.

Para Orwig y sus colaboradores, el hallazgo confirma la posibilidad de usar la criopreservación de tejido testicular inmaduro como estrategia para restaurar la fertilidad en pacientes oncológicos infantiles y adolescentes. Además, el nacimiento de una cría sana supone un importante avance en el ámbito de la reproducción asistida y una esperanza para los enfermos con cáncer infantil. No obstante, destacan que antes de aplicar el método en humanos, será necesario realizar nuevos estudios y optimizar la técnica.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Autologous grafting of cryopreserved prepuberal Rhesus testis produces sperm and ofspring», de A. P. Fayomi et al., en Science; 362, pp 1314-1319, publicado el 22 de marzo de 2019.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas