25 de Abril de 2022
Biotecnología

Resultados del primer ensayo en EE.UU. con mosquitos modificados genéticamente

La biotenológica Oxitec informa que sus insectos se comportaron según lo planeado, pero se necesita una prueba más grande para saber si es posible reducir las poblaciones de mosquitos silvestres.

La firma de biotecnología Oxitec realizó la primera prueba al aire libre de mosquitos genéticamente modificados en los Estados Unidos: en el transcurso de siete meses, liberó en los Cayos de Florida casi cinco millones de mosquitos Aedes aegypti manipulados. [Oxitec]

Los investigadores han completado el primer estudio al aire libre de mosquitos modificados genéticamente en los Estados Unidos. Los resultados, según la empresa de biotecnología que realiza el experimento, son positivos. Pero aún se necesitan pruebas más grandes para determinar si los insectos pueden lograr el objetivo final de suprimir una población silvestre de mosquitos potencialmente portadores de virus.

El experimento ha estado en marcha desde abril de 2021 en los Cayos de Florida, una cadena de islas tropicales cerca del extremo sur de Florida. Oxitec, que desarrolló los insectos, liberó casi cinco millones de mosquitos Aedes aegypti manipulados en el transcurso de siete meses, y ahora casi ha completado el seguimiento de los sitios de liberación.

Con sede en Abingdon, Reino Unido, la empresa informó los primeros resultados del experimento durante un seminario web el 6 de abril, aunque aún no ha publicado los datos.

Siguiendo el plan

Los mosquitos silvestres A. aegypti pueden transportar los virus que causan enfermedades como la chikungunyadenguezika y fiebre amarilla, por lo que los científicos han buscado formas de reducir sus poblaciones. Los machos diseñados por Oxitec portan un gen que es letal para las crías hembras. Si todo va según lo planeado, cuando sean liberados en el medio ambiente, los machos manipulados deberían aparearse con hembras silvestres, y sus descendientes hembras morirán antes de que puedan reproducirse. La descendencia masculina portará el gen y lo transmitirá a la mitad de su descendencia. A medida que cada generación se aparea, mueren más hembras y la población de A. aegypti debería disminuir.

Para asegurarse de que los mosquitos sigan este esquema, los investigadores colocaron cajas de huevos de mosquito Oxitec en propiedades privadas en los Cayos y las rodearon con trampas, cubriendo un radio de más de 400 metros. Algunas trampas sirvieron como sitios de puesta de huevos y otras capturaron mosquitos adultos.

Los investigadores encontraron que los machos que nacieron de los huevos generalmente viajaban dentro de un área de una hectárea alrededor de la caja de liberación, el mismo rango sobre el que vuela el A. aegypti silvestre. Los mosquitos manipulados, que no pican, se aparearon con la población silvestre, y las hembras silvestres pusieron huevos en trampas de Oxitec, así como en sitios como macetas, tapas de cubos de basura y latas de refrescos.

Los investigadores de Oxitec recogieron más de 22.000 huevos de las trampas y los llevaron a su laboratorio para que eclosionaran bajo observación. La firma informó que todas las hembras que heredaron el gen letal murieron antes de llegar a la edad adulta. (Los investigadores pueden determinar esto porque los mosquitos que portan el gen letal emiten fluorescencia bajo cierta luz).

Además, el equipo descubrió que el gen letal persistió en la población silvestre durante dos o tres meses, o alrededor de tres generaciones de crías de mosquitos, y luego desapareció. No se encontraron mosquitos portadores del gen letal más allá de los 400 metros de los puntos de liberación, incluso después de varias generaciones. Oxitec monitorea los sitios durante diez semanas después de que se encuentra el último mosquito portador del gen letal.

«Me gusta la forma en que lo están haciendo», dice Thomas Scott, entomólogo de la Universidad de California, Davis. «Lo están haciendo de una manera sistemática y reflexiva. Así que estoy animado, pero tienen mucho trabajo por delante», dice.

El estudio piloto no pretendía determinar qué tan bien el método suprime a la población silvestre. Oxitec planea recopilar esos datos en una extensión del estudio de los Cayos de Florida. Primero necesita la aprobación de los reguladores estatales, pero espera comenzar pronto. La compañía planea liberar mosquitos en un segundo sitio de estudio en Visalia, California, donde está construyendo una instalación de investigación y desarrollo.

Anulando brotes

Pero estos estudios ampliados no evaluarán si el método de Oxitec reduce la transmisión del dengue u otros virus transmitidos por A. aegypti. «No podrán hacer una prueba para demostrar que realmente tiene un impacto en la salud pública», dice Scott. «No hay suficientes infecciones virales transmitidas por Aedes en los Cayos de Florida», ni en ningún otro lugar de los Estados Unidos continentales para hacer ese tipo de estudio, dice. Para realizar un experimento de este tipo, la empresa tendría que invertir en un ensayo controlado en otro lugar y realizar el estudio como un ensayo clínico, lo que sería enormemente costoso.

Los brotes de enfermedades pueden ocurrir incluso cuando las poblaciones de A. aegypti son bajas, por lo que, de todos modos, reducir la población de mosquitos no se traducirá necesariamente en la supresión de la enfermedad, agrega Scott. «Simplemente no es tan simple».

Suprimir A. aegypti tampoco reducirá la necesidad de pesticidas. A. aegypti constituye solo alrededor del 4% de la población de mosquitos en los Cayos. El mosquito negro de las marismas (Aedes taeniorhynchus), más una molestia que un vector de enfermedades, probablemente representa alrededor del 80% de la población de mosquitos en las islas.

Aun así, el Distrito de Control de Mosquitos de los Cayos de Florida (FKMCD, por sus siglas en inglés), el grupo local de reducción, apoya las pruebas de Oxitec. «Hemos lidiado con múltiples brotes de enfermedades, por lo que tenemos que hacer todo lo posible para proteger a nuestra gente aquí y la economía», dice Andrea Leal, directora ejecutiva de FKMCD. Eso significa probar cosas nuevas, dice. «Estamos buscando cualquier herramienta que pueda ser útil».

Los Cayos experimentaron un brote de dengue en 2010, con 68 casos de transmisión local, y nuevamente en 2020, con 72 casos de transmisión local, según FKMCD. En 2017, el grupo trabajó con MosquitoMate, una empresa de biotecnología en Lexington, Kentucky, para liberar machos de A. aegypti que estaban infectados con la bacteria Wolbachia pipientis. Los machos criados en laboratorio se aparean con miembros de la población silvestre para producir huevos que no eclosionan.

En 2020, FKMCD aprobó la prueba de Oxitec después de buscar la opinión de la comunidad. En un referéndum de 2016, 31 de los 33 recintos del condado de Monroe, donde se encuentran los Cayos, votaron a favor del proyecto, aunque algunos residentes locales y grupos ambientalistas protestaron contra el plan. Es particularmente importante, dice Scott, que FKMCD y Oxitec hayan hecho un esfuerzo por interactuar con la comunidad, especialmente «para algo tan controvertido como los mosquitos modificados genéticamente».

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA) y el estado de Florida también dieron permiso a Oxitec para ejecutar el proyecto de 2021. Los proyectos de la firma para 2022 en Florida y California fueron aprobados por la EPA en marzo y la compañía espera el permiso de ambos estados.

Emily Waltz/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.