21 de Septiembre de 2011
AstronomÍa

Un planeta casi habitable

El espectógrafo HARPS detecta, por segunda vez, una supertierra situada en el borde de la zona habitable.

Impresión artística del planeta rocoso recién descubierto en torno a la estrella HD 85512, similar al Sol. Su temperatura de equilibrio no es demasiado alta ni demasiado baja, por lo que podría contener agua líquida. [ESO / KORNMESSER]

Las supertierras son planetas lo bastante pequeños como para tener una composición rocosa como la Tierra. El nuevo planeta, denominado HD 85512 b, posee unas 3,6 masas terrestres y orbita en torno a Gliese 370 (HD 85512), una estrella algo menor que el Sol y situada a 35 años luz de distancia. Su característica más llamativa reside en que se sitúa al borde de la «franja de habitabilidad» del astro. Esto significa que el planeta se encuentra a una distancia de la estrella anfitriona tal que su temperatura de equilibrio podría permitir la existencia de agua líquida.

El espectrógrafo HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher), instalado en el telescopio del observatorio de La Silla, en Chile, refirió en fecha reciente la detección de 41 exoplanetas, el mayor número de planetas jamás detectado simultáneamente, de los cuales 16 serían supertierras. Los resultados se presentaron en Wyoming, EEUU, en una conferencia sobre sistemas solares extremos que reúne a 350 expertos en exoplanetas. Además, HARPS ha observado que al menos tres de cada diez estrellas albergarían supertierras.

La detección de exoplanetas se realizó mediante el método denominado de «vaivén» o de la velocidad radial, el cual se basa en estudiar las pequeñas perturbaciones que el campo gravitatorio de un planeta induce en el movimiento de su estrella anfitriona. A partir de un análisis espectral, esas ligeras oscilaciones pueden inferirse debido a los desplazamientos Doppler que se observan en la luz emitida por el astro. El cálculo de la magnitud de dichas perturbaciones permite estimar la masa del planeta: cuanto mayor sea este, mayores serán las oscilaciones que experimente su estrella anfitriona.

Los astrónomos confían en que pronto se descubrirán nuevos planetas pequeños, de composición rocosa y similares a la Tierra orbitando alrededor de estrellas similares al Sol. Nuevos instrumentos permitirán impulsar esta búsqueda, entre ellos una copia de HARPS que se instalará en el Telescopio Nazionale Galileo en las islas Canarias. Además, un nuevo y más potente buscador de planetas, llamado ESPRESSO, será instalado en el Very Large Telescope (VLT) del ESO en Cerro Paranal, Chile, en 2016. Pero los planes van todavía más lejos; se espera que en un futuro todavía más lejano, el instrumento del CODEX, en el European Extremely Large Telescope (E-ELT), impulse esta técnica de rastreo planetario a un nivel aún superior.

Artículos técnicos de la colaboración HARPS (arXiv):

«The HARPS search for southern extra-solar planets XXXIV. Occurrence, mass distribution and orbital properties of super-Earths and Neptune-mass planets»

«The HARPS search for Earth-like planets in the habitable zone: I -- Very low-mass planets around HD20794, HD85512 and HD192310»

Fuente: ESO

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.