Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 12/11/2018

Genómica

Un proyecto pretende cartografiar el genoma de cada especie compleja del planeta

Con un coste estimado de 4100 millones de euros, el proyecto Earth BioGenome aspira a secuenciar 1,5 millones de genomas.

Nature News

Menear

Imagen de un ajolote (Ambystoma mexicanum), un anfibio endémico de algunas zonas de México. La secuencia completa de su genoma se publicó a principios de este año. [aureapterus/iStock]

Una ambiciosa iniciativa para secuenciar el genoma de cada organismo complejo de la Tierra vio la luz de manera oficial el pasado 1 de noviembre en Londres. «La variación es la fuente de todo el conocimiento genético», explica Jenny Graves, genetista evolutivo de la Universidad La Trobe, en Melbourne, y uno de los miembros del proyecto. «Cuanta más variación tengamos, mejor. Así que, ¿por qué no secuenciarlo todo?»

El proyecto, bautizado como Biogenoma de la Tierra (Earth BioGenome) tiene como objetivo secuenciar el genoma de unos 1,5 millones de especies de animales, plantas, protozoos y hongos —organismos conocidos colectivamente como eucariotas— en todo el mundo durante la próxima década. Se estima que la iniciativa costará unos 4100 millones de euros, aunque hasta el momento solo se ha comprometido una pequeña parte de esa cifra.

Como parte de dicho esfuerzo, los científicos del Instituto Wellcome Sanger, en el Reino Unido, anunciaron la inversión de hasta 50 millones de libras (57 millones de euros) durante ocho años para secuenciar el genoma de las especies eucariotas de dicho país, cuyo número se estima en unas 66.000. Ese apoyo del Instituto Wellcome Sanger, que surgirá de sus presupuestos generales, se encuentra entre los mayores recabados hasta ahora por el proyecto.

Los compromisos financieros totales logrados hasta ahora por la iniciativa ascienden a unos 175 millones de euros, según estimaciones de Harris Lewin, biólogo evolutivo de la Universidad de California en Davis y presidente del grupo de trabajo del proyecto. Esa cifra vendría a ser un tercio del coste estimado para la «fase uno», de tres años de duración y consistente en secuenciar el genoma de al menos una especie de cada una de las 9000 familias conocidas de eucariotas. Lewin espera conseguir el resto de la financiación a lo largo del próximo año.

Poner orden en el caos

La iniciativa comprende más de una docena de proyectos de secuenciación ya existentes y centrados en ramas específicas del árbol de la vida, como aves, insectos o plantas; o en la biodiversidad de un país concreto, como pretende hacer en el Reino Unido el proyecto conocido como Árbol de la Vida de Darwin (Darwin Tree of Life).

«No necesitamos un proyecto genoma para gobernarlos a todos», aclara Lewin. Más bien, la razón de ser de la idea sería garantizar que los futuros proyectos de secuenciación se ajusten a unos estándares comunes. «Cuando miras a las distintas comunidades ves un caos, una anarquía», argumenta Lewin. «Si llegamos al final y cada uno lo ha hecho a su manera, será una torre de Babel.»

En la reunión celebrada en Londres, los participantes discutieron pautas para la recolección de muestras y la secuenciación, así como para el tratamiento e intercambio de datos. Lewin defiende que tales estándares son necesarios para lograr que los genomas sean útiles para toda la comunidad científica, y no solo para los investigadores de un campo concreto.

Dado que se trataría más bien de una iniciativa de coordinación, el Proyecto Biogenoma de la Tierra garantizaría asimismo que los distintos planes para secuenciar genomas abarquen todas las ramas del árbol de la vida, y no solo las que hasta ahora han llamado la atención de los científicos, argumentan sus defensores.

Ewen Callaway/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Artículos relacionados