Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

12 de Marzo de 2021
BIOLOGÍA DEL DESARROLLO

Una babosa de mar desarrolla un cuerpo nuevo a partir de la cabeza seccionada

Gracias a su excepcional capacidad de regeneración, logra formarlo en tan solo tres semanas.

La cabeza cortada (izquierda) de la babosa marina Elysia cf. marginata puede regenerar el resto del cuerpo en menos de un mes. [Sayaka Mitoh]

Cuando ciertas babosas de mar pierden la cabeza, mantienen la calma y regeneran un cuerpo totalmente nuevo en pocas semanas. Se trata de uno de los ejemplos más extraordinarios de regeneración jamás vistos y ha sido recién descrito por un grupo de científicos japoneses.

La mayoría de los casos conocidos de regeneración en los animales se producen cuando estos pierden alguna extremidad o la cola al ser atacados por depredadores. Peros dos especies de babosas marinas, pertenecientes al género Elysia, van más allá y regeneran el cuerpo entero a partir de la cabeza, de la que parecen desprenderse a propósito.

Sayaka Mitoh y Yoichi Yusa, de la Universidad Femenina de Nara, observaron que cuando dichas especies se deshacían de la cabeza, esta seguía moviéndose e ingiriendo algas. La cabeza regeneraba el corazón en una semana, y todo el cuerpo, en tres. Sin embargo, las babosas de más de un año de edad perdían esta capacidad y, cuando se les seccionaba la cabeza, simplemente morían.

Tres días después de separarse, la cabeza se mueve de forma espontánea; el cuerpo también lo hace ligeramente, en reacción a los estímulos de contacto. [Sayaka Mitoh]

Los investigadores descubrieron que la cabeza se separa en un «plano de división» en el cuello, y creen que esa región contiene células madre que permiten la regeneración del cuerpo. La cabeza sola no puede digerir las algas que consume, y los autores han planteado la hipótesis de que depende de los cloroplastos de las algas para alimentarse y sobrevivir. Estos orgánulos utilizan la fotosíntesis para producir la energía que necesita la babosa hasta que su sistema digestivo no se vuelva a formar.

No está claro el motivo por el que las babosas se desprendan de todo el cuerpo, aunque los investigadores piensan que podría tratarse de una estrategia para librarse de los parásitos.

Nature Research Highlights

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Resarch Group.

Referencia: «Extreme autotomy and regeneration of the whole body in photosynthetic sea slugs». Sayaka Mitoh y Yoichi Yusa en Current Biology, vol. 31, PR233-R234, marzo de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.