Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 18/10/2018 - Sordera

    ¿Restaurar la pérdida de audición?

    Experimentos realizados en ratones identifican una proteína cuya estimulación promovería la regeneración de las células sensoriales dañadas por el exceso de ruido o la edad.

  • 17/10/2018 - astronomía

    Pero ¿cómo se forman realmente los planetas?

    Como un coche que pesa el doble que el acero con que lo hicieron, los exoplanetas tienen una masa mucho mayor que el material del que surgen. Este nuevo hallazgo pone en entredicho las teorías de la formación planetaria.

  • 17/10/2018 - Comportamiento

    Por qué vivir en pareja engorda

    Los hábitos comunes que se adquieren durante la convivencia son los responsables del aumento de peso.

  • 16/10/2018 - astronomía

    Grandes penitentes de Europa

    Recuerdan a los nazarenos de una procesión, con sus ropas blancas y sus capirotes. Son unas agudas cuchillas de hielo que se juntan a cientos en neveros o campos de hielo. Y no las hay solo en la Tierra.

  • 16/10/2018 - Nutrición

    Aquello que comemos puede afectar a nuestros bisnietos

    En ratones, la sobrealimentación de los progenitores promovería la aparición de conductas de drogadicción e induciría cambios metabólicos característicos de la obesidad en sus descendientes. Los efectos se observarían a lo largo de tres generaciones.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 15/12/2017

TERAPIA GÉNICA

Una versión modificada de la técnica CRISPR permite tratar epigenéticamente varias enfermedades

En lugar de provocar cortes permanentes en el genoma, actúa sobre la expresión de los genes involucrados en enfermedades como la diabetes o la distrofia muscular.

Cell

Menear

Las fibras musculares de los ratones aumentan de tamaño cuando los animales se tratan con la nueva versión de la técnica CRISPR aplicada a la terapia génica (derecha), en comparación con los animales no tratados (izquierda). [Instituto Salk]

También te puede interesar

Edición genética: CRISPR Edición genética: CRISPR

La técnica de edición genética CRISPR-Cas está revolucionando la biotecnología porque, a diferencia de otros métodos, permite modificar el genoma con una enorme precisión y eficacia. Ello ha llevado a investigadores de campos muy diversos a utilizarla con numerosos fines, desde la reparación de mutaciones que causan enfermedades hasta la mejora de cultivos agrícolas. Pero ¿qué la distingue de otras técnicas de modificación genética? ¿Qué riesgos conlleva su empleo indiscriminado? Este monográfico (en PDF) recoge nuestra selección de artículos sobre el descubrimiento de CRISPR-Cas, sus múltiples aplicaciones y el debate ético que genera su uso.

Más información

Científicos del Laboratorio de Expresión Génica del Instituto Salk, en California, dirigidos por Juan Carlos Izpisúa Belmonte, han creado una nueva versión de la técnica de edición genética CRISPR/Cas9 que permite activar genes sin provocar rupturas en el ADN, lo que evita los inconvenientes que presenta la edición genética a la hora de tratar enfermedades humanas.

La mayoría de los sistemas CRISPR/Cas9 se basan en crear cortes de cadena doble en regiones del genoma que se desean editar o eliminar, pero numerosos investigadores se oponen a provocar tales rupturas en el ADN de las personas. En un estudio preliminar demostrativo, el grupo de Izpisúa Belmonte ha utilizado una nueva estrategia para tratar en ratones experimentales varias enfermedades, como la diabetes, la enfermedad renal aguda y la distrofia muscular.

«Aunque numerosos estudios han demostrado que CRISPR/Cas9 puede emplearse como una poderosa herramienta en la terapia génica, hay una preocupación creciente con respecto a las mutaciones no deseadas generadas por las roturas de doble hélice con esta técnica», comenta Izpisúa Belmonte. «Ahora hemos logrado evitar ese obstáculo.»

En el sistema CRISPR/Cas9 original, la enzima Cas9 se acopla a una guía de ARN, la cual dirige la enzima al lugar del genoma donde debe provocar el doble corte. Hace poco, algunos investigadores han comenzado a usar una forma «muerta» de Cas9 (dCas9, del inglés dead Cas9), que todavía puede actuar sobre lugares específicos del genoma, pero sin ocasionarle cortes. En lugar de ello, dCas9 se acopla a dominios de activación transcripcional (interruptores moleculares) que activan genes específicos. Sin embargo, la proteína resultante (dCas9 unida a los interruptores moleculares) es demasiado voluminosa para caber en el vehículo que suele utilizarse para administrar este tipo de terapias en organismos vivos, a saber, los virus adenoasociados (AAV). La falta de un sistema de entrega eficaz complica mucho el empleo de esta estrategia en aplicaciones clínicas.

El equipo de Izpisúa Belmonte exploró la unión de Cas9 o dCas9 con una gama de interruptores activadores para descubrir una combinación que funcionara incluso cuando sus elementos no estuvieran acoplados entre sí. En otras palabras, en un AAV se introdujo Cas9 o dCas9, y en otro, los interruptores y la guía de ARN. También optimizaron las guías de ARN para asegurarse de que todas las piezas terminaran en el lugar deseado del genoma, de modo que el gen objetivo se activara fuertemente.

«Todos los componentes operan juntos en el organismo para influir en los genes endógenos», explica Hsin-Kai Liao, investigador del laboratorio de Izpisúa Belmonte y primer autor del artículo. De esta manera, la técnica funciona epigenéticamente, lo que significa que influye en la actividad de los genes sin cambiar la secuencia de ADN.

Para ensayar el método, los investigadores utilizaron modelos de ratón con lesión renal aguda, diabetes de tipo 1 y una forma de distrofia muscular. En cada caso, diseñaron un sistema CRISPR/Cas9 que aumentara la expresión de un gen endógeno que pudiera revertir los síntomas de la enfermedad. En el caso de la enfermedad renal, activaron dos genes que se sabía que estaban involucrados en la función renal, y observaron no solo mayores niveles de las proteínas asociadas a esos genes, sino también una mejor función renal después de una lesión aguda. Para la diabetes de tipo 1, se propusieron aumentar la actividad de los genes que podrían generar células productoras de insulina. Una vez más, el tratamiento funcionó y logró disminuir los valores de glucosa en sangre en un modelo de diabetes en ratones. Para la distrofia muscular, los autores lograron la expresión de genes que se sabía revertían los síntomas de la enfermedad; entre esos genes había uno particularmente grande que no puede administrarse fácilmente con las terapias génicas tradicionales mediadas por virus.

El equipo de Izpisúa Belmonte está intentado ahora mejorar la especificidad de su estrategia para aplicarla a más tipos de células y órganos. Con ello pretenden tratar una gama más amplia de enfermedades humanas, así como rejuvenecer órganos específicos y curar las enfermedades relacionadas con la edad, como la sordera y la degeneración macular. Los autores apuntan que primero deberán obtenerse más pruebas de seguridad, antes de ensayar los tratamientos en humanos.

Fuente: Instituto Salk

Referencia: «In vivo target gene activation via CRISPR/Cas9-mediated trans-epigenetic modulation». Hsin-Kai Liao et al. en Cellvol. 171, n.º 7, págs. 1495–1507, diciembre de 2017.

Artículos relacionados