Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 14/12/2018 - VIROLOGÍA

    La versatilidad del virus de la gripe

    Las células infectadas con el virus producen partículas víricas con una gran variedad de formas y de proteínas de superficie, lo que dificulta el tratamiento de la enfermedad.

  • 13/12/2018 - Tecnología

    Un dispositivo para medir nuestra exposición al sol

    Colocado en la piel o la ropa, el pequeño aparato aporta datos sobre la cantidad de radiación ultravioleta, visible e infrarroja que acumula el organismo. Destacan sus múltiples aplicaciones tanto cosméticas como médicas.

  • 12/12/2018 - Climatología

    Oscurecer el sol para enfriar la Tierra: el primer experimento

    Unos investigadores tienen pensado rociar la estratosfera con partículas que reflejen la luz solar. En última instancia, de esta forma se podría reducir deprisa la temperatura de la Tierra.

  • 12/12/2018 - Envejecimiento

    La tenacidad beneficia la salud física

    Las personas de edad avanzada tenaces pero también flexibles en sus objetivos gozan de un espacio vital mayor y, con ello, de más relaciones sociales y actividades físicas.

  • 11/12/2018 - glaciología

    Se acelera la pérdida de hielo de Groenlandia

    Los testigos de hielo, los datos de los satélites y los modelos climáticos revelan la violenta transformación de la vasta capa de hielo.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Cuadernos MyC
  • Septiembre/Diciembre 2017Nº 18

Neuroimagen

Cartografía cerebral en vivo

Hace unos cien años, el neuroanatomista alemán Korbinian Brodmann dividió el cerebro humano en 43 áreas. Aún hoy, los neurólogos se orientan sobre esta base. Mas el futuro se dibuja diferente: los investigadores prevén trazar, mediante tomografía por resonancia magnética de alta densidad, mapas cerebrales detallados y personalizados de personas vivas.

Menear

Observar el cerebro mientras piensa forma parte de un antiguo sueño de los investigadores. En los últimos años, merced a los extraordinarios avances en las neurociencias, esta ambición se está convirtiendo en una realidad. Las técnicas de imagen modernas, entre las que destaca la tomografía por resonancia magnética funcional (RMf), permiten una visión cada vez más detallada de lo que sucede en los procesos cerebrales. ¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando vemos, oímos, sentimos, hablamos, aprendemos, tenemos sensaciones o, en general, pensamos?

Dónde se localizan estas funciones constituye otra pregunta igual de fascinante. Todavía en el siglo xix, los investigadores sostenían una visión holística. Concebían el cerebro como una unidad, como un todo sin divisiones demostrables en la corteza cerebral que permitieran hablar de módulos diferenciados por su estructura y función. Por el contrario, según la doctrina de la localización, en el cerebro impera la distribución de trabajos: determinadas regiones de la corteza cerebral, con distintas estructuras, asumen funciones específicas. Así, los centros visuales se alojan en sitios diferentes al centro auditivo o del habla.

Desde hace más de cien años se impone esta última perspectiva entre los científicos. A principios del siglo xx, los anatomistas Korbinian Brodmann (1868-1918), Cécile Vogt (1875-1962) y Oskar Vogt (1870-1959) comenzaron a estudiar de manera sistemática la estructura de la corteza cerebral. Por aquel entonces, las técnicas de estudio de los tejidos (histología) y la microscopía ya permitían preparar cortes del tejido cerebral con escasas milésimas de milímetro de espesor, así como teñirlos y estudiarlos bajo el microscopio. A los investigadores les llamó la atención que el grosor, la estructura, la densidad de componentes y la estratificación de las células (citoarquitectura) en la corteza cerebral variaba de unos lugares a otros. Lo mismo ocurría con la forma y la estructura de la envoltura de mielina, sustancia que cubre una parte de las prolongaciones neuronales. Es decir, con la mieloarquitectura.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados