Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2012
Desarrollo infantil

No quiero sopa

¿Por qué a la mayoría de los niños les gustan las golosinas pero detestan la ensalada o las coles de Bruselas? ¿Se les puede enseñar a alimentarse de manera sana? ¿Cómo?

© Fotolia / Chinsyan

En síntesis

La preferencia por el dulce y el rechazo a lo amargo aparece ya desde el nacimiento. Tal conducta proviene de antiguo: protegía a nuestros antepasados de alimentos indigestos o venenosos.

El niño reacciona con escepticismo ante alimentos desconocidos para él. Esa conducta, neofobia, se manifiesta con mayor fuerza durante la etapa preescolar.

A medida que crecen, los niños se guían por el comportamiento de los demás. Los procesos de aprendizaje social ayudan a superar la neofobia y a adaptarse a la cultura alimentaria del entorno.

Conversación entre madres en un parque infantil de una ciudad cualquiera. «¿Verduras? Sería magnífico, pero Leo solo come fideos», suspira la madre de un pequeño de tres años. «Aún estás de suerte», comenta otra. «Para que Sara coma, todos los platos deben estar inundados de kétchup. Pero cuidado con que no se encuentre un trocito de tomate en el plato...». «Al mío le encanta estrujar todo con las manos, al final se forma una auténtica porquería», explica una más.

Padres y madres se solidarizan ante la frustrante tarea de normalizar las comidas de sus hijos. Su mayor deseo sería inculcar a sus vástagos una alimentación sana, además de unos buenos modales en la mesa. Las armas usuales, a saber, los ruegos y los enfados, pierden fuelle en ese terreno. Lina, de cinco años, se sienta con ademán de tozudez ante el plato, rehúsa hincarle el diente a las espinacas. Se queja: «¡Tiene hierbas!». Max, de tres años y medio, tan solo come lacitos de pasta si es con las manos, si no, ni los prueba. Benno, por su parte, responde con una sublime pataleta si se le advierte de que deje de hurgar en el pan y convertir la miga en pequeñas bolitas.

¿Por qué muchos niños se comportan mal durante las comidas? ¿Pueden los padres aspirar a modificar su conducta?

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.