Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2008
Percepción

Rivalidad binocular

Vemos espacialmente gracias a que los ojos envían al cerebro informaciones distintas. Pero cuando ambas imágenes retinianas divergen mucho, las consecuencias son a menudo curiosas.

JASON LEE

Miramos el mundo desde dos puntos de observación ligeramente diferentes, las posiciones de los dos ojos. Esta duplicidad de observatorios es responsable de sutiles diferencias entre las imágenes de cada uno de los dos ojos, discrepancias que son proporcionales a las profundidades relativas de los objetos del campo de visión. El cerebro está facultado para medir esas diferencias; al realizarlo, el resultado es la visión estereoscópica, o estereopsis.

Para hacernos una idea del efecto descrito, extendamos un brazo, apuntando con el dedo a un objeto lejano. Con el brazo extendido, guiñemos alternativamente los ojos y observaremos que el dedo cambia de posición con relación al objeto, hecho que ilustra la disparidad horizontal entre los ojos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.