Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2010
Percepción

Sombras huidizas en la encrucijada

Hace tiempo que se resolvió la ilusión de la cuadrícula de Hermann. Pero bastó una, en 2004, para refutar la explicación dada y poner a los psicólogos de la percepción de nuevo ante el enigma.

Cortesía de BerndLingelBach

Cuadrados oscuros en cuyos vértices resaltan unas manchas grises. Hablamos de la cuadrícula de Hermann, que se cuenta entre las ilusiones de la percepción más célebres. Descrita en 1844 por el físico escocés sir David Brewster (1781-1868), la ilusión despertó en 1870 la atención del fisiólogo alemán Ludimar Hermann (1838-1914), quien la había encontrado por casualidad al detenerse en cierta ilustración de un libro de física. De ahí que sólo la mencionara de paso en un comentario. La ilusión desapareció nuevamente del escenario.

Hasta mediados del siglo xx, cuando fue redescubierta por los psicólogos de la percepción. Comenzaron éstos a producir variaciones, que ofrecían todas un efecto similar. En la ilusión original, el fondo blanco forma "calles" claras entre filas y columnas regulares de cuadrados negros, en cuyas intersecciones surgen borrosas manchas oscuras; curiosamente se dan sólo allí donde no se ha dirigido la mirada, es decir, en la periferia del campo de visión. ¿Cómo se originan estas "sombras huidizas"?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.