Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2014
Neuroimagen

El rompecabezas de las ondas cerebrales

Cuando dirigimos nuestra atención a un punto concreto, diversos grupos de neuronas se ponen en marcha de forma simultánea. ¿Abre esta actividad sincrónica la puerta de acceso a la percepción?

DREAMSTIME / DULE964

En síntesis

Cuando dirigimos nuestra atención a un objeto, la actividad de los diferentes grupos de neuronas que lo analizan se sincroniza.

Todavía no existe unanimidad entre los investigadores sobre la función de estas oscilaciones. En especial, en torno a las ondas gamma.

Mientras los más escépticos consideran que estas oscilaciones constituyen un mero subproducto de la atención, los más entusiastas apoyan su función comunicativa.

Los neurólogos incurren siempre en arduas discusiones cuando el tema de debate gira en torno a las oscilaciones cerebrales. ¿Resultan estos patrones de la actividad neuronal esenciales para el procesamiento de la información que lleva a cabo la corteza del cerebro? ¿O se trata de un mero fenómeno secundario? La polémica está servida.

En nuestro cerebro, las oscilaciones rítmicas son constantes. Y fáciles de medir. El paciente coloca la cabeza dentro de una especie de tubo; al poco, unas líneas fluctuantes se dibujan en un monitor. El magnetoencefalograma muestra la suma de las actividades de miles de neuronas.

A simple vista se aprecia si la persona a la que se realiza la exploración duerme, está soñando con los ojos abiertos o tiene su mente concentrada en un problema que debe solucionar. Los investigadores pueden obtener incluso más información después de que el artilugio organice la jungla de señales en bandas de frecuencia o ritmos básicos.

Aunque estas oscilaciones se utilizan desde hace tiempo en el diagnóstico médico (por ejemplo, para estudiar la epilepsia), numerosos neurofisiólogos no se han interesado por ellas hasta hace relativamente poco. Estas señales parecían demasiado complejas, inespecíficas y difíciles de interpretar. Se prefería medir los niveles de excitación de neuronas concretas, método que al parecer proporcionaba información detallada sobre la función de las células nerviosas a escala individual.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.