Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2010
Percepción

Visión prohibida del color

Aunque prohibida en las teorías de la percepción del color, la visión del verde rojizo o del azul amarillento no es imposible. Estas y otras alucinaciones permiten atisbar en el fenómeno de la oponencia visual.

JEN CHRISTIANSEN

En síntesis

Se dice que el rojo y el verde son colores «oponentes» porque, en condiciones normales, resulta imposible apreciar simultáneamente rojez y verdor. Lo mismo ocurre con el amarillo y el azul.

Se ha considerado desde antiguo que la oponencia de color se halla físicamente implantada en las conexiones cerebrales, lo que impediría la percepción de verdes rojizos o de azules amarillentos.

No obstante, en circunstancias especiales, sí pueden verse estos colores «prohibidos». De lo que se desprende que la oponencia de color cuenta con una etapa menos física y más procedimental, la cual es posible desactivar. También existen oponencias geométricas.

En ingeniería es habitual sobrecargar una estructura hasta que tiembla, se hunde o salta hecha pedazos. Del mismo modo, muchos científicos comparten un amor secreto por las pruebas destructivas; y cuanto más catastrófico el fallo, mejor. Por supuesto, los investigadores de la visión humana no van en pos de fallos irreversibles (ni de querellas judiciales); los fallos reversibles, en cambio, les resultan fascinantes e instructivos. Y a veces hasta importantes, como es el caso de las desastrosas desorientaciones espaciales y «cegueras» súbitas que sufren los pilotos militares.

En el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de EE.UU., los firmantes de este artículo exploramos los fallos visuales más catastróficos que nos es posible provocar. Creamos condiciones en las que se ven imágenes que fluyen como cera caliente o que se fragmentan como teselas que se desprenden de un mosaico. Aquí nos referiremos a dos de los colapsos visuales más fascinantes que hemos estudiado: la visión de colores prohibidos y las alucinaciones geométricas «sesgadas» o inducidas.

¿Ha visto alguna vez el color azul amarillento? No se trata del verde. Ciertos verdes pueden parecer teñidos de amarillo, pero ningún verde (ni ningún otro color) puede ser a la vez azulado y amarillento. ¿Y el verde rojizo? No hablamos de ese marrón barroso que resulta de mezclar pigmentos, ni del amarillo que se obtiene al combinar luz roja y verde, ni tampoco de la textura de un campo puntillista salpicado de motas rojas y verdes. Hablamos de un único color que se ve rojizo y verdoso, al mismo tiempo y en un mismo lugar.

No obstante, los autores y sus probandos hemos visto, tras crear las condiciones necesarias, esos colores inimaginables o «prohibidos». Y hemos hallado formas de controlar e inducir las configuraciones alucinatorias que pueden verse con una iluminación que fluctúa rápidamente. Ambos fenómenos revelan aspectos nuevos sobre los fundamentos neuronales de la teoría de la oponencia visual, una de las más clásicas de la ciencia de la percepción.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.