Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Febrero de 2001
Medicina

Componentes de la enfermedad de Alzheimer

El rompecabezas bioquímico, asombrosamente complejo, que subyace bajo esta enfermedad incapacitante, sigue aún incompleto, aunque empiezan a encajar las piezas y se ven posibilidades de tratamiento.

THINKSTOCK

Muchas familias soportan la pesada carga de cuidar al padre, la madre o el abuelo profundamente incapacitados que, sólo unos años antes, eran personas activas y llenas de vitalidad. El proceso comienza con distracciones que se dirían inocentes, con preguntas repetidas dos o tres veces. Encuentra luego dificultad en seguir una conversación de cierta complejidad o pierde la capacidad de participar en algún pasatiempo que requiere cierta atención. Al principio, la familia suele atribuir estos problemas menores a la edad o a la fatiga. Pero el abuelo se torna cada vez más olvidadizo, incapaz de encontrar el camino de vuelta a casa desde la tienda de la esquina o de reconocer las caras de los seres queridos. Por último, ya no puede valerse por sí solo en la ejecución de tareas cotidianas, como bañarse o vestirse, comer o salir a dar un paseo.

En esa pincelada general aparecen retratadas varias demencias, enfermedades en las que dejan de funcionar zonas del cerebro y se producen alteraciones de la memoria, juicio, razonamiento y estabilidad emocional. Las demencias no constituyen ninguna novedad. Abundan relatos elocuentes sobre las mismas en la literatura clásica griega y en la medieval. Ocurren con mayor frecuencia en personas de edad. Y como la esperanza de vida se ha alargado de una forma notable, estas enfermedades comienzan a ser una seria preocupación sanitaria. Aproximadamente el 15 por ciento de las personas de más de 65 años desarrollan algún tipo de demencia; y si pasan de los 85, la proporción aumenta hasta el 35 por ciento.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.