Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 1994
Física cuántica

Teoría alternativa de Bohm a la mecánica cuántica

Ignorada durante cuarenta años, esta teoría constituye un desafío a la concepción probabilista y subjetivista de la realidad que se halla implícita en la formulación estándar de la mecánica cuántica.

Se supone que la investigación de las propiedades de las partículas subatómicas a lo largo de este siglo ha establecido que el mundo físico tiene, al menos, tres características sumamente curiosas: en lo más hondo de la naturaleza rige el azar; los objetos materiales ocupan siempre un espacio, pero en determinadas circunstancias no se trata de ninguna región en particular; y, por último, quizá la nota más sorprendente: las leyes fundamentales por las que se gobiernan los objetos físicos "ordinarios" dejan de ser válidas cuando tales objetos sirven de "instrumentos de medición" u "observadores". Así lo decidieron los fundadores de la mecánica cuántica; ése es el dogma, más o menos oficial, de la física teórica, y tal es la lección que exponen los manuales universitarios.

Pero se está abriendo paso la idea de que la adopción de estas conclusiones fue algo apresurada. Hay una teoría cabalmente trenzada y absolutamente diferente que da cuenta también de todos los fenómenos subatómicos conocidos; en ella, el azar no desempeña ningún papel y todo objeto material ocupa siempre una región concreta del espacio. Además, sus leyes básicas forman un conjunto único, aplicable por igual a todos los objetos físicos.

Su principal artífice fue David Bohm, del Colegio Birbeck de Londres. La teoría vio la luz pública hace ya más de cuarenta años, pero se la ha ignorado hasta hace poco. A lo largo de ese tiempo ha dominado la "interpretación de Copenhague de la mecánica cuántica", así llamada porque los orígenes de la misma se remontan al físico danés Niels Bohr y su círculo.

Empezaré con un esbozo de los principales argumentos a favor de ese dogma imperante. Indicaré, a continuación, de qué manera escapa de ellos la teoría de Bohm. Por último, diré algo acerca de cómo y dónde encaja la teoría de Bohm en las reflexiones actuales sobre los fundamentos últimos de la mecánica cuántica.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.