Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2014

A la hora justa

La mercadotecnia se vale de las estrategias visuales e ilusorias para vender el tiempo.

GETTY IMAGES

Los filósofos de la Antigüedad no se encuentran solos como elucubradores del tiempo. También el dramaturgo Tennessee Williams aportó en 1944 su propia interpretación sobre este fenómeno, al que definió como la distancia más larga entre dos puntos. Los años le han dado la razón. La rapidez de los desplazamientos por tierra, mar y aire, la instantaneidad de las comunicaciones y las entregas de puerta a puerta entre puntos opuestos del globo terráqueo entrañan, más que nunca, que el tiempo no solo sea relativo, sino también una ilusión.

Asimismo es oro, como bien apunta el refrán. Sin duda, el tiempo y el dinero son bienes preciosos, escasos, íntimamente entreverados. ¿Nunca ha deseado irse de viaje y, sin embargo, le ha faltado el tiempo o el dinero suficiente para tomarse esas perfectas vacaciones?

En nuestros desplazamientos hemos observado que los aeropuertos son, curiosamente, la ubicación favorita para exhibir relojes de gama alta. Parece como si los viajeros debieran decidirse, apremiados por la inminencia del despegue de su avión, entre dirigirse al puesto de prensa para hacerse con el último número de Mente y cerebro o entrar en la joyería contigua a fin de adquirir un Rolex de 9600 euros. Seguro que habrá quienes opten por lo segundo. Aunque nosotros no nos podemos permitir ese lujo, sí gustamos de mirar escaparates. En caso de que el lector también sea aficionado a ello, la próxima vez que tenga ocasión, fíjese en el muestrario de relojes del aparador y ponga atención en si alguna cosa le resulta llamativa. Seguramente se percate del modo en que los anunciantes explotan la sinergia entre tiempo e ilusión para vender sus productos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.