Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2003
Dieta

Paradojas alimentarias de la obesidad

¿Quiere adelgazar? ¿Tiene en cuenta cuánto come y qué es lo que come? De ser así, debería saber que tamaña preocupación constituye la mejor condición previa para engordar. El motor psicológico de nuestro comportamiento alimentario funciona de forma muy.

THINKSTOCK / STOCKBYTE

¿Quién no ha conocido la frustración ante el reflejo del propio cuerpo en el espejo? Cuando se acerca el verano, la preocupación por la figura se torna obsesiva. Hay que adelgazar, nos proponemos. Las recomendaciones de los dietistas dictan la confección de la lista de la compra, en la que ya no caben los dulces. Conviene saber, sin embargo, que los planes de adelgazamiento son operaciones estadísticamente poco rentables, en cuyo fracaso desempeña un papel principal la psicología del comportamiento alimentario. La investigación reciente demuestra que, al intentar controlar nuestro comportamiento alimentario mediante técnicas y dietas equivocadas, sólo conseguimos engordar más.

En los países desarrollados, adelgazar se ha convertido en deporte nacional. No hay día en que las revistas no ofrezcan una nueva y milagrosa dieta. Paradójicamente, el sobrepeso y la obesidad no han dejado de aumentar. En 1985, el 15,1 por ciento de los varones y el 16,5 por ciento de las mujeres eran, en Alemania, obesos. Cinco años después subían al 17,2 por ciento y el 19,3 por ciento, respectivamente. En EE.UU. la proporción de obesos pasó del 14,5 de 1980 al 22,5 por ciento de 1991. La proporción de los que ''sólo'' tenían sobrepeso pasó de un 40 por ciento hasta incluir la mitad de la población.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.