Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2012
Comportamiento

Personalidades que adelgazan

¿Por qué a unas personas les cuesta más que a otras atenerse a los requisitos que impone una dieta? Los rasgos de personalidad tienen mucho que ver en ello.

@ ISTOCKPHOTO / VICTOR_69

En síntesis

La psicología ha empezado a fijarse en los rasgos de personalidad como variables críticas en la ecuación de la dieta.

Algunos rasgos de personalidad considerados negativos favorecen el adelgazamiento; en cambio, ciertas características positivas pueden convertir la dieta en una ardua batalla.

Ser más consciente de uno mismo en el día a día contribuye a frenar la impulsividad. Meditar, escribir un diario o reflexionar sobre lo que se considera más importante ayudan a ello.

Perder peso nunca es tarea fácil. Entre los retos destaca el cambio de hábitos alimentarios arraigados por otros más saludables. Y hacer ejercicio. Pero ¿por qué unas personas logran consumar esta sencilla fórmula mientras que otras fracasan en el intento? Según un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition en 2005, solo una quinta parte de los sujetos que pierden al menos un diez por ciento de su peso consiguen mantenerse en ese estado durante como mínimo un año.

Por supuesto, existen numerosos factores biológicos que influyen en la pérdida de los kilos de más, entre los cuales se encuentran el tamaño corporal (constitución muscular y grasa) y la tasa metabólica. Con todo, los psicólogos han comenzado a fijarse en los rasgos de personalidad como variables críticas en la ecuación para la dieta.

La personalidad modela nuestro comportamiento. De ahí su importancia en el asunto. ­Según señala Claude Robert Cloninger, de la facultad de medicina de la Universidad de Washing­ton en San Luis, incluso puede convertirse en el mejor predictor para conocer la tendencia de una persona en el objetivo de perder peso. Los rasgos de personalidad repercuten en la motivación que lleva a reducir las raciones, a evitar las comidas grasas, a hacer ejercicio, etcétera. De este modo, la propensión al optimismo, al neuroticismo o a la búsqueda de novedad ejercen una gran influencia sobre la habilidad para adelgazar. «La personalidad no actúa sola; se trata de un modulador de la motivación y de la actitud de las personas hacia qué y cuánto comen, así como de cuánto ejercicio practican», afirma Cloninger. A pesar de que no puede alterarse por completo el propio carácter, sí es posible moderar ciertos aspectos del mismo de manera que se eviten rasgos que obstaculizan la pérdida de peso.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.