Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2015
Terapia

Ritmo para recuperar la marcha

La música permite restablecer la capacidad de andar y mantener el equilibrio deteriorados a causa del párkinson, un ictus o del propio envejecimiento. Al parecer, el contenido rítmico de la melodía es el componente terapéutico clave. 

OLIVER WEISS

En síntesis

Sincronizar el paso con un sonido rítmico ayuda a las personas con párkinson a recuperar su marcha natural.

Escuchar el ritmo de una música o aprender a tocar el piano contribuyen asimismo en la rehabilitación de las capacidades motoras deterioradas tras un ictus.

Los sujetos mayores sanos caminan más rápido y dan pasos más largos si escuchan una música rítmica durante la marcha.

Pocos días después de nacer, el cerebro humano reacciona ante el cambio de duración en una secuencia de sonidos de percusión. A partir de los siete meses de vida podemos aprender ritmos diferentes y los movimientos que los acompañan. Laurel Trainor y Jessica Phillips-Silver, de la Universidad de Montreal, bailaron con bebés en brazos al son de un ritmo de vals o de marcha. A continuación, los psicólogos expusieron a los pequeños a secuencias sonoras que se correspondían con esos ritmos. Observaron que los niños preferían la música que tenía el mismo ritmo que habían bailado. Al parecer, el movimiento permitía a los bebés memorizar el contenido rítmico.

Pese a su aparente simplicidad, la capacidad de moverse al ritmo de la música requiere una compleja red de conexiones entre diversas áreas cerebrales responsables de la percepción del ritmo y de su duración, de la planificación y del control de los movimientos, así como de los procesos de integración entre la percepción y la acción. Cuando escuchamos música, sentimos deseos de movernos, pues las áreas cerebrales motoras se activan. Si se pide a una persona que efectúe una tarea puramente perceptiva, por ejemplo, decir si una secuencia de notas representa un ritmo particular, también se ponen en funcionamiento regiones asociadas a la motilidad (los ganglios basales y la corteza premotora), a pesar de la ausencia de movimiento. Explicado de manera sencilla, la simple escucha de un fragmento de música estimula las áreas cerebrales motoras.

Este fenómeno sugiere una idea: utilizar la música como método para reeducar el movimiento en personas que lo tengan deteriorado. Por el mero hecho de estimular el cerebro motor, el ritmo de la música puede ayudarnos a reactivar o a mejorar la motilidad en personas con trastornos motores sin necesidad de moverse, solo escuchando. Cada vez más investigaciones demuestran que andar al ritmo de una música resulta eficaz para la reeducación de funciones motoras en individuos con párkinson y pacientes que han sufrido una apoplejía. En este artículo también nos plantearemos si la música puede ayudar a las personas seniles a recuperar su estabilidad durante la marcha.

Artículos relacionados

Este artículo incluye

La música también ayuda a demorar los efectos del alzhéimer

    • Mónica De Castro
    • Melissa Mercadal Brotons

En la demencia, la musicoterapia favorece que las habilidades cognitivas y funcionales, la identidad personal y la comunicación con el entorno se mantengan en activo durante más tiempo, lo que beneficia la calidad de vida del afectado y de los cuidadores.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.