Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Especial
  • Agosto/Septiembre 2015Nº 14

Relatividad y gravitación

Espacio, tiempo y gravitación

En el decenio de 1910, una feliz inspiración y unas nuevas matemáticas llevan a Einstein hasta su teoría relativista de la gravitación.

Menear

Al repasar las consecuencias directas y el desarrollo de los trabajos de 1905, así como las contribuciones de Einstein entre 1905 y 1911, hemos dejado de lado las investigaciones que desembocaron en la que quizá sea su obra más importante y personal: la teoría de la relatividad general. Abordemos este tema y sigamos al mismo tiempo el hilo de los cambios ocurridos en la vida privada de Einstein entre 1911 y 1919. En 1911 dejó la plaza de profesor asociado en Zúrich y aceptó una cátedra en la universidad alemana de Praga, donde no se quedó más que año y medio. En enero de 1912 recibió la oferta de un contrato similar, de nuevo en Zúrich, de diez años de duración. Al comienzo del curso académico siguiente, en octubre de 1912, regresó a Suiza, pero Planck y Nernst estaban intentando ya que le diesen una plaza en Berlín.

Durante el verano de 1913, ambos visitan a su joven colega en Zúrich para exponerle su propuesta. Se le iba a elegir miembro de la Academia de Ciencias de Prusia, a la edad de 34 años, con un estipendio. Por otro lado, se le nombraría director del departamento de ciencias del recién fundado Instituto Káiser Guillermo, sin ninguna carga docente, lo que le permitiría consagrar todo su tiempo y energías a la investigación, en estrecha colaboración con los mejores físicos alemanes.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados