Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Diciembre de 1994
Cosmología

La vida en el universo

Conocemos el universo. Conocemos el puesto que ocupa el hombre. Pero sólo hasta cierto punto. ¿Logrará la ciencia, en sus trabajos de frontera, descubrir algún papel singular para la vida inteligente?

ALFRED T. KAMAJIAN

Lo cuenta el escritor norteamericano del siglo pasado Walt Whitman en un poema famoso. El vate, cansado y aburrido con los mapas y diagramas del sabio, les da carpetazo y sale a mirar por su cuenta, "en perfecto silencio, a las estrellas". Conducta ésta que siempre dejó amargo regusto en cuantos astrónomos leyeron el poema. El sentido de la belleza y la admiración por lo grandioso no se atrofian con el trabajo. Un cielo estrellado conmueve, por igual, a poetas y físicos. A la par que se adentra en la naturaleza, el científico refina su sensibilidad, atraído cada vez más por los misterios que se le resisten.

Las estrellas cercanas que Whitman contemplaba sin ayuda del telescopio han perdido buena parte de su misterio. Enormes programas de ordenador simulan las reacciones nucleares de los interiores estelares y remedan el flujo de energía por convección y radiación hasta la superficie visible, para explicar su aspecto actual y la evolución que sufrieron. La observación de los rayos gamma y los neutrinos provenientes de la supernova de la Gran Nube de Magallanes, en 1987, supuso una confirmación espectacular de la teoría sobre la estructura y evolución de las estrellas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.