Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 1999
Vulcanología

Prevención de las catástrofes volcánicas

La volcanología tiene como objetivo principal la mitigación de las catástrofes. Su progreso se basa en un mejor conocimiento de los procesos eruptivos y en la eficaz detección de fenómenos precursores.

M. C. SOLANA

La última erupción importante producida en nuestro planeta, iniciada en julio de 1995, sigue ejerciendo todavía efectos catastróficos en la isla caribe de Montserrat. Nubes de fuego gigantescas surgen del volcán y alcanzan la costa en pocos minutos arrasando cuanto encuentran a su paso. Las sucesivas explosiones forman columnas eruptivas cuyas cenizas son arrastradas por el viento hacia numerosas zonas de la isla, que quedan recubiertas por depósitos piroclásticos de gran espesor. Aunque la erupción ha provocado pocas víctimas mortales, la vida en Montserrat se ha trastornado totalmente ya que, además de su capital Plymouth, casi toda la parte sur de la isla también ha tenido que ser evacuada. En la isla quedan ahora menos de la mitad de los 12.000 habitantes que tenía antes de la erupción.

La erupción violenta de este volcán, aunque sin actividad en épocas históricas, era previsible en la misma medida que lo son muchos otros de la zona. Su Observatorio Volcanológico ha sido reforzado tras iniciarse la erupción, que actualmente es seguida con redes sísmicas y geodésicas. Para prevenir el desarrollo de estas erupciones hay que conocer el volumen de material que se va emitiendo, lo cual no es fácil cuando predominan los eventos explosivos y gran parte de los productos cae al mar. En Montserrat a fines de 1997 se estimaba en 232 millones de metros cúbicos el volumen de material volcánico, emitido a un ritmo de 5 metros cúbicos por segundo.

Ante el desencadenamiento de una fuerza de la naturaleza con sus secuelas de muerte y destrucción, nos sentimos impotentes. Pensemos en los huracanes o en las erupciones volcánicas. ¿No hay forma de prevenirlos? En el caso de las erupciones, ¿qué capacidad de respuesta tienen los volcanólogos? ¿De qué medios disponen?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.