Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2011
Geología

Túneles de lava

Las coladas de lava fluida discurren y forman tubos en los flancos de los volcanes. Al finalizar las erupciones, los tubos se vacían y dejan tras de sí galerías con curiosas estructuras de lava sólida.

MICHAEL DETAY

En síntesis

Un tubo volcánico se forma por el enfriamiento de las capas externas de una colada de lava fluida. Estas formaciones pueden alcanzar varias decenas de kilómetros de longitud.

Las lavas pobres en sílice, lo suficientemente fluidas para dar lugar a los tubos, son emitidas sobre todo por volcanes emplazados en puntos calientes.

La mitad de los 200 volcanes activos islandeses del Holoceno (últimos 10.000 años) presentan túneles de lava. Existen también tubos volcánicos en otros planetas del sistema solar y en sus satélites.

Los tubos volcánicos, o túneles de lava, son estructuras que aparecen en los flancos de algunos volcanes, en el seno de coladas de lava cuya superficie se enfría y solidifica mientras la lava continúa fluyendo en su interior. Cuando el aporte de lava cesa, estas venas volcánicas se vacían y dejan tras de sí unas galerías con formas asombrosas. ¿Cómo se originan estas estructuras? Para responder a esta pregunta e ilustrar las características de estas formaciones tomamos como ejemplo los espectaculares túneles de lava islandeses.

Para que se formen los tubos volcánicos, la colada de lava debe ser fluida y, por tanto, hallarse a una alta temperatura (entre 1100 y 1200 oC). Las lavas de este tipo son basálticas, es decir, pobres en sílice (menos del 50 por ciento). Se desarrollan en puntos calientes, como en Hawái o Islandia, donde tiene lugar una intensa actividad volcánica debido a que la temperatura del manto subyacente es más elevada que en otras zonas del planeta.

Los volcanólogos distinguen dos tipos de lava, que se designan con términos hawaianos: las lavas aa, que generan superficies rugosas al enfriarse, y las lavas pahoehoe, que originan estructuras superficiales en forma de cuerda, orientadas según la dirección del flujo de la colada en el momento de solidificarse.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.