Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2015
Evolución humana

El ADN antiguo arroja luz sobre el debate de las lenguas indoeuropeas

Dos estudios de ADN antiguo en humanos revelan las expansiones de las poblaciones durante la Edad de Bronce y aportan nuevos datos al viejo debate sobre el origen y la difusión de las lenguas indoeuropeas.

¿Dónde se originaron las lenguas indoeuropeas? Las lenguas indoeuropeas se han hablado en una amplia zona de Eurasia a lo largo de toda la historia escrita. Se han propuesto dos orígenes geográficos para estos idiomas: Anatolia y la estepa Póntica. Dos extensos estudios han analizado muestras de ADN antiguo obtenidas en toda Europa y en el centro de Asia. Sus datos apuntan a una migración humana desde la cultura yamnaya de la estepa. Concluyen que la cultura de la cerámica cordada de Europa central desciende de la cultura yamnaya. [© NATURE]

El dicho arqueológico de que las ollas no son personas expresa el desafío que supone descifrar los movimientos de las poblaciones a través de los artefactos culturales. Para superar este obstáculo, arqueólogos y genetistas de poblaciones están uniendo fuerzas para extraer ADN de restos humanos hallados junto a pruebas arqueológicas de culturas del pasado.

En junio de este año, Wolfgang Haak, de la Universidad australiana de Adelaida, y Morten E. Allentoft, de la Universidad de Copenhague, publicaban en Nature, junto con numerosos colaboradores, dos de los estudios más extensos sobre ADN antiguo realizados hasta la fecha (en el primero han participado también Rafael Garrido Pena, de la Universidad Autónoma de Madrid; Michael Kunst, del Instituto Arqueológico Alemán de Madrid; Roberto Risch, de la Universidad Autónoma de Barcelona, y Manuel A. Rojo Guerra, de la Universidad de Valladolid). En conjunto, ambos trabajos han analizado un total de 170 muestras, y cada uno ha aportado datos que tienen una notable repercusión en la antigua controversia acerca de los orígenes de las lenguas indoeuropeas.

Esta amplia familia de lenguas se ha hablado en toda Europa y en el centro y sur de Asia desde el comienzo de la historia escrita. Incluye, entre otras, las lenguas itálicas, germánicas, eslavas, indo-arias y las tocarias. Durante largo tiempo, se ha debatido sobre cuándo y dónde se originó la precursora de estas lenguas y cómo se extendió. Se barajan dos hipótesis principales: la de Anatolia y la de la estepa.

La hipótesis de Anatolia postula que la propagación del proto-indoeuropeo se produjo junto con la expansión de la agricultura desde Anatolia (una región que se encuentra dentro de la actual Turquía) durante el Neolítico, aproximadamente en el año 7000 a.C. Algunos datos arqueológicos y genéticos apoyan esta hipótesis, así como el análisis filogenético de datos lingüísticos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.